La sepsis, también conocida como septicemia, es una afección causada por una respuesta inmunitaria violenta del cuerpo ante una infección en la piel, pulmón, o vías urinarias. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), esto da lugar a una inflamación generalizada.

El problema con la inflamación es que puede provocar la formación de coágulos sanguíneos y fugas en vasos sanguíneos, lo cual afecta al flujo sanguíneo en general. Si la condición es muy grave, la sepsis puede causar insuficiencia orgánica y caídas de la presión arterial potencialmente mortales.

Las estimaciones previas sobre el tema se habían realizado solo en países de medianos y altos ingresos, incluyendo solo personas que fueron ingresadas en un hospital. Pero una nueva investigación decidió abordar los casos de sepsis y muertes derivadas de una manera más amplia, consultando registros métodos en todo el mundo.

Los hallazgos fueron publicados en la revista The Lancet, y revelan que la cantidad de muertes por sepsis en todo el mundo es mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente, alcanzando aproximadamente el 20 por ciento.

49 millones de casos de sepsis en 2017

En su revisión bibliográfica de estudios realizados en 195 países, los investigadores estimaron que solo en 2017, 49 millones de personas desarrollaron sepsis y 11 millones murieron a causa de esta afección.

Pero lo más preocupante de ello es que esto representa más del doble del úmero de muertes estimado anteriormente, de apenas 5 millones de muertes a nivel mundial. Por si fuera poco, también representa más que la cantidad de muertes por cáncer, que según los datos de la Organización Mundial de la Salud, corresponde a 9.6 millones de personas cada año.

Entre las causas que dieron lugar a la sepsis en los diferentes registros se encontraron la enfermedad diarreica , las infecciones respiratorias y los trastornos maternos, como infecciones después del parto.

Muchos casos en recién nacidos

Más de la mitad de los casos de sepsis correspondieron a recién nacidos.

También observaron que más de la mitad de los casos de sepsis en2018 ocurrieron en niños, muchos de los cuales eran bebés recién nacidos. Ante ello, el Dr. Mohsen Naghavi, profesor de ciencias de la salud en el Instituto de Métricas de Salud de la Universidad de Washington y Evaluación resaltó la necesidad de mejorar los métodos para tratar la enfermedad:

“Necesitamos un enfoque renovado en la prevención de la sepsis entre los recién nacidos y en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, un factor importante de la enfermedad”.

¿Cómo prevenir la sepsis?

El Dr. Naghavi sostiene que la sepsis es una condición prevenible y tratable, opinión apoyada por la Dra. Kristina E. Rudd, profesora asistente en Departamento de Medicina Crítica de la Universidad de Pittsburgh y autora principal de esta investigación. Esta segura que muchos casos de sepsis en países en vías de desarrollo podría prevenirse con un mayor acceso a las vacunas.

Pero además, velar por un saneamiento adecuado y garantizar una nutrición adecuada para los niños y las madres. De este modo, podría reducirse el riesgo de que las personas adquieran infecciones graves.

Aunque el problema claramente no se limita a los países de medianos ingresos. Los de altos ingresos también deben hacer la gestión pertinente para prevenir infecciones en los hospitales. Las enfermedades crónicas también son dignas de atención pues estas debilitan el sistema inmunológico y hacen a los pacientes más vulnerables a las infecciones.

Referencia:

Global, regional, and national sepsis incidence and mortality, 1990–2017: analysis for the Global Burden of Disease Study. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(19)32989-7/fulltext?rss=yes