Durante un buen tiempo se pensó que la producción de metano de parte de microorganismos ocurre solo bajo condiciones estrictamente anóxicas, es decir, en ausencia casi total de oxígeno. Sin embargo, esta idea ha sido refutada por los resultados de una investigación publicada recientemente en la revista Science Advances.

Un equipo conformado por investigadores Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB) y la Universidad de Heidelberg ha demostrado que las cianobacterias producen cantidades importantes de metano, un conocido gas de efecto invernadero, en los océanos, aguas continentales y en la tierra.

Un poco sobre las cianobacterias

Las cianobacterias, también conocidas como algas verdeazuladas, constituyen uno de los microorganismos más comunes en nuestro planeta, pudiendo reproducirse en casi cualquier entorno iluminado. Existen varias especies, algunas de las cuales se desarrollan particularmente bien en el agua del mar, en el agua dulce con alto contenido de nutrientes y temperaturas cálidas.

Dicho esto, no debe sorprender que las floraciones de cianobacterias ocurran con mayor frecuencia y logren extenderse lo suficiente como para ser consideradas un problema con este último descubrimiento.

Una fuente de metano antes desconocida

Floración de cianobacterias en un lago en Alemania. Crédito: Angelina Tittmann.

El equipo experimentó con 17 especies de cianobacterias presentes en el mar, el agua dulce y el suelo. Compararon la cantidades de metano que estas producían con las cantidades producidas por las arqueas metanogénicas y los organismos con núcleos celulares (eucariotas).

Para hacerlo, el autor Thomas Klintzsch de la Universidad de Heidelberg usó carbono marcado isotópicamente, con el cual pudo evaluar la formación de metano en la célula durante la conversión de energía de la luz en energía química. Fue así como comprobaron que las cianobacterias en el agua superficial son una fuente de metano.

“Las cianobacterias en el agua superficial son una fuente de metano previamente desconocida y pudimos demostrar por primera vez que estas bacterias producen el gas metano de efecto invernadero durante la fotosíntesis”, afirma el Dr. Mina Bizic.

Aportes de metano difíciles de estimar

Por su parte, el coautor Frank Keppler, profesor del Instituto de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Heidelberg destaca que las cianobacterias producen menos metano que las arqueas, pero más metano que las eucariotas.

“Las cianobacterias producen menos metano que las arqueas, pero más metano que las eucariotas. Es difícil estimar la cantidad global de metano producido por las cianobacterias porque hay una grave falta de datos detallados sobre la biomasa de estos organismos en el agua y el suelo”.

De modo que más floraciones de algas azul-verdes implicarían mayores emisiones de gas metano, y una problema más que abordar para revertir o detener el calentamiento global derivado del efecto invernadero.

Los investigadores indican que es probable que las cianobacterias hayan estado produciendo metano desde los primeros días de la Tierra. Pero tal como indica Keppler, estimar de manera exacta el aporte total de las cianobacterias representa un gran desafío tomando en cuenta la ausencia de datos sobre la biomasa de estos organismos en el medios como el agua y el suelo.

Tristemente, el cambio climático ha propiciado un desarrollo masivo de las floraciones de algas azul-verdes, lo cual se espera que aumenta aún más en el futuro. Por consiguiente, también aumentará las concentraciones de metano en varios ecosistemas acuáticos, abriendo la posibilidad de un círculo vicioso en el cambio climático es causa y efecto de su proliferación.

Referencia:

Aquatic and terrestrial cyanobacteria produce methane. https://advances.sciencemag.org/content/6/3/eaax5343

Escribir un comentario