Se dice que el dinero no compra la felicidad, pero los resultados de una reciente investigación dirigida por científicos del Colegio Universitario de Londres sugieren que sí puede proveer una vida más larga y saludable.

Estudios previos han encontrado que las personas más ricas viven más tiempo, un efecto vinculado a una mejor educación, alimentación y atención médica. Pero no estaba claro si esos años adicionales se disfrutaban con buena salud.

Años adicionales

La nueva investigación, en la que se evaluó los datos de más de 25.000 personas mayores de 50 años, encontró que las personas ricas no solo viven más, sino que también se mantienen en mejor forma, activas e independientes en sus años adicionales.

El estudio encontró que las personas de condiciones socioeconómicas más desfavorecidas tienen una menor esperanza de vida y un mayor riesgo de sufrir discapacidades.

Para llegar a sus conclusiones el equipo de investigación utilizó datos de dos estudios de cohorte prospectivos de envejecimiento: el Estudio Longitudinal Inglés del Envejecimiento (ELSA) y el Estudio de Salud y Jubilación de los Estados Unidos (HRS).

Para ambos países, los participantes del estudio se dividieron en tres grupos de acuerdo a la riqueza total de los hogares. En complemento, los investigadores midieron la discapacidad en términos de actividades deterioradas y actividades instrumentales de la vida diaria, y utilizaron modelos de tabla de vida de estado discreto para estimar la esperanza de vida total y la esperanza de vida libre de discapacidad.

El análisis de esta información reveló que en el grupo económicamente más privilegiado, la esperanza de vida total y la esperanza de vida sin discapacidad en todas las edades fueron muy similares en ambos países. La esperanza de vida en las mujeres fue de 34,8 años en Inglaterra y 34,7 en los Estados Unidos y la esperanza de vida sin discapacidad de 28,5 años en Inglaterra y 28,6 en los Estados Unidos.

Mejor calidad de vida

Para los hombres con mayor capacidad económica, la esperanza de vida total a la edad de 50 y 60 años fueron muy similares en los dos países. Los hombres de 50 años podrían esperar vivir un poco más 31 años adicionales, de los cuales, alrededor de 27 años se distinguirían por estar libres de discapacidades.

Se dice que el dinero no compra la felicidad, pero los resultados del estudio sugieren que sí puede proveer una vida más larga y saludable.

En contraste, los investigadores encontraron que la esperanza de vida estimada en los grupos de la misma edad, pero en condiciones más pobres, alcanzaba entre 22 y 23 años.

Las estimaciones del número promedio de años que se espera vivir sin discapacidad, a la edad de 60, 70 y 80 años, fueron ligeramente más altos en hombres en los Estados Unidos que en Inglaterra.

Las mujeres en Inglaterra y los Estados Unidos podrían esperar vivir más que los hombres, sin embargo, la esperanza de vida libre de discapacidad a la edad de 80 años fue la misma en hombres y mujeres en ambos países.

Aunque el diseño del estudio no profundiza en las causas que sustentan estas diferencias, se podría pensar que las personas mayores que cuentan con un mejor estatus socioeconómico pueden permitirse más tiempo libre, obtener una mejor atención médica, disfrutar más vacaciones y tener una mejor calidad de vida en general.

Referencia: Socioeconomic Inequalities in Disability-free Life Expectancy in Older People from England and the United States: A Cross-national Population-Based Study. The Journals of Gerontology: Series A, 2020. https://doi.org/10.1093/gerona/glz266