En un artículo previo reseñamos cinco mitos sobre las carnes rojas que fueron desmentidos por el cardiólogo y profesor de nutrición Dariush Mozaffarian en una publicación en The Conversation. Entre ellos, las preferencias por la dieta vegana, carnes magras o carne de res alimentada con pasto, sobre las que no hay evidencia suficiente para asegurar que son realmente beneficiosas para la salud.

Pero ya sabiendo qué cosas no eran más que malos argumentos en este tema, dedicaremos este artículo a presentar algunos hechos reales en torno al consumo de carne roja según Mozaffarian.

Científicos estudian el pasado para conocer el futuro climático del planeta

1. Las carnes procesadas son malas para la salud

sliced meats and meat clever
Las carnes procesadas contienen gran cantidad de agregados perjudiciales para la salud humana.

Ya algunas investigaciones han sugerido reducir el consumo de carnes procesadas pues la alta cantidad de agregados puede influir negativamente en la salud de los consumidores. Estas contienen conservantes problemáticos incluso aunque la etiqueta diga “sin nitratos ni nitritos añadidos”, como el polvo de apio fermentado que es rico en nitrito.

Pero además del sodio, los nitritos y el hemo, las carnes procesadas pueden contener otros carcinógenos producidos por carbonización, ahumado o freír o asar a alta temperatura, lo cual aumenta el riesgo de daño de la salud, tanto del que la come, como del feto.

2. Una dieta sin carne no es una dieta saludable

El consumo de carne roja no debe exceder dos veces por semana.

Como explicó el especialista en nutrición al desmentir los mitos, el consumo de carne como tal no está relacionado con una mala salud. En cambio, el consumo de alimentos ultraprocesados con un alto contenido de sal, almidón refinado o azúcar agregada sí.

Según Mozaffarian, la mayoría de las enfermedades relacionadas con la dieta son causadas por una ingesta deficiente de alimentos que contienen nutrientes importantes que promueven la salud: como frutas, nueces, semillas, frijoles, vegetales, granos integrales, aceites vegetales, mariscos y yogurt.

De modo que si no se mejora el consumo de estos, evitar de vez en cuando las carnes rojas no proporcionará mayor beneficio por sí solo.

3. La producción de carne perjudica al planeta

La producción ganadera genera un porcentaje importante de gases de efecto invernadero.

Para Mozaffarian, el uso de la tierra, uso del agua, contaminación del agua y gases de efecto invernadero, la producción de carne roja sin procesar tiene aproximadamente cinco veces más impacto ambiental que los peces, los lácteos o las aves de corral. Señala que el impacto es aproximadamente 20 veces mayor que el de los huevos, nueces o legumbres, y de 45 a 75 veces mayor que el impacto de las frutas, verduras o granos enteros.

Como ya mencionamos en un artículo meses atrás, esta idea surgió de un informe exagerado que atribuía gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero a la cría de vacas. Y aunque en realidad su aporte al problema es en realidad importante y preocupante, también es cierto que hay muchas otras fuentes también son dignas de atención.

4. Las carnes de origen vegetal son mejores para el medio ambiente

Y sí, hay algunas alternativas para que las personas que en verdad valoren la carne en su alimentación colaboren con la causa ambiental y reduzcan la crueldad animal. La producción de carne a base de plantas es más ecológica dado que utiliza la mitad de la energía, una décima parte de la tierra y el agua. Además produce 90 por ciento menos de gases de efecto invernadero.

Miles de estadounidenses podrían morir por lesiones ligadas al cambio climático

Sin lugar a dudas, estas aclaraciones sobre lo que es real y lo que es falso en lo referente a las carnes rojas se tiene una idea más clara. Pero aún quedan demasiadas preguntas sin respuesta:

“¿Qué conservantes u otras toxinas en la carne procesada causan el mayor daño? ¿Podemos eliminarlos? En carnes rojas sin procesar, ¿qué aumenta exactamente el riesgo de diabetes tipo 2? ¿Qué innovaciones, como alimentar vacas con cepas especiales de algas o usar pastoreo regenerativo , pueden reducir los grandes impactos ambientales de la carne, incluso la carne de res alimentada con pasto? ¿Cuáles son las implicaciones para la salud de las alternativas de carne de res alimentada con pasto y de origen vegetal?”.

La evidencia científica actual no apunta al retiro total de la carne de las dietas de los humanos, pero sí su limitación de consumo a no más de dos veces por semana. Si escogemos carne de res alimentada con pasto, es bueno saber que estaremos colaborando un poco con el medio ambiente, pero que sus efectos sobre la salud no son necesariamente mejores. Y tristemente, no hay pruebas suficientes de que la carne a base de plantas sean mejores para nuestra salud.

Referencia:

Should you avoid meat for good health? How to slice off the facts from the fiction. https://theconversation.com/should-you-avoid-meat-for-good-health-how-to-slice-off-the-facts-from-the-fiction-127958

Más en TekCrispy