Las imágenes de desesperados koalas chamuscados en paisajes ennegrecidos simbolizan el grave daño que los incendios forestales han causado a la naturaleza de Australia. Aunque tales imágenes catalizan la preocupación mundial, el costo de la biodiversidad es mucho más generalizado.

El alcance del daño ambiental de los recientes incendios forestales en Australia está lejos de ser cuantificado, pero indudablemente aumenta significativamente el riesgo de extinción de muchas especies cuya supervivencia ya se encontraba amenazada.

Evaluando el impacto

Las estimaciones iniciales contabilizaban entre 20 y 100 especies, incluyendo el potoroo de patas largas y la cacatúa lustrosa de la Isla Canguro, entre otros. Pero esta apreciación considera principalmente especies grandes y bien conocidas, especialmente mamíferos y aves.

Los incendios forestales sin precedentes podrían ser responsables de uno de los mayores eventos de extinción en la era moderna.

Un número mucho mayor de criaturas más pequeñas, como insectos, caracoles y gusanos, también están en peligro, y estas diminutas formas de vida, además de representar la mayor parte de la biodiversidad, son las que mantienen unidos los ecosistemas.

Se tienen muy pocos datos sobre cuántas especies de pequeñas criaturas han desaparecido a causa de los incendios, pero el investigador Michael Lee, profesor de biología evolutiva en la Universidad de Flinders, propone un forma de estimar la afectación de los incendios en las poblaciones de insectos.

Para estimar exactamente cuántas, se requiere una idea de la biodiversidad de los insectos en relación con los mamíferos. El criterio propuesto por el investigador se basa en el hecho de que más del 75 por ciento de las especies conocidas del planeta son insectos. El mundo tiene alrededor de 1 millón de especies de insectos identificados y aproximadamente de 5.400 especies de mamíferos terrestres.

Evento de extinción moderno

Por lo tanto, hay al menos 185 especies de insectos por cada especie de mamífero terrestre. Con esto presente, cabe esperar que por cada especie de mamífero afectada habrá una gran cantidad de especies de insectos sufriendo un destino similar.

Aunque las imágenes de koalas afectados simbolizan el daño de los incendios, el costo a lo biodiversidad es mucho mayor.

Teniendo como base estas cifras, se puede inferir que si los incendios forestales han quemado suficiente hábitat para devastar 4 especies de mamíferos, probablemente hayan eliminado alrededor 740 especies de insectos en total, junto con muchas especies de otros invertebrados, como arañas, caracoles y gusanos.

Pero estos valores se fundamentan en el mejor de los escenarios, por lo que pueden pecar de ser simplistas y optimistas. Aunque este modelo proporciona una cifra subestimada, puede ser utilizada para tener un límite inferior absoluto sobre la magnitud de la crisis de biodiversidad que se desarrolla.

A todas luces este “mejor caso” muestra un panorama desolador. En tal sentido, señala el profesor Lee, existe un fuerte argumento de que los incendios forestales de Australia podrían ser responsables de uno de los mayores eventos de extinción en la era moderna.

Referencia: Australia’s bushfires could drive more than 700 animal species to extinction. Check the numbers for yourself. The conversation, 2020. https://bit.ly/389xwLR