Todos los organismos multicelulares albergan comunidades microbianas en sus cuerpos, y estos microbiomas pueden tener grandes influencias en la biología del huésped. La mayoría de las investigaciones se han centrado en estudiar los microbiomas orales, cutáneos e intestinales, pero se sabe relativamente poco sobre el microbioma reproductivo.

En un reciente estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Oslo y la Universidad de Oxford hace una revisión de la evidencia para demostrar que los microbiomas reproductivos pueden tener efectos significativos sobre la función reproductiva y el rendimiento de machos y hembras de todas las especies, incluyendo los humanos.

¿Cómo influye la dieta en la calidad del esperma humano?

En todo el reino animal

Si bien no se cuenta con una comprensión plena, hay muestras de cómo las comunidades microbianas afectan la salud sexual y la fertilidad en todo el reino animal, y que estos impactos parecen tener consecuencias importantes para la biología y el comportamiento reproductivo.

Los patos silvestres masculinos con picos más coloridos producen semen con una mejor capacidad de eliminar bacterias.

Por ejemplo, en los hombres, ciertas especies de bacterias se asocian con muestras de esperma de mayor o menor calidad, mientras que mayores cantidades de bacterias son más frecuentes en las muestras de semen de hombres infértiles que los hombres fértiles.

Un estudio de primates mostró que los microbiomas vaginales son más diversos en especies en las que las hembras tienen más de una pareja sexual. Se han reportado hallazgos similares en ratones, ciervos y en lagartos comunes.

Se sabe que los patos silvestres masculinos con picos más coloridos producen semen con una mejor capacidad de eliminar bacterias, lo que ha llevado a los investigadores a especular que los ánades reales a veces eligen parejas con picos más coloridos para reducir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual, minimizar la interrupción de su propio microbioma y garantizar que reciban esperma de alta calidad.

Las chinches machos inseminan a una hembra perforando su abdomen. Un estudio reciente encontró que las hembras, que pueden morir por infecciones causadas por microbios en el órgano copulador masculino, aumentan sus defensas inmunológicas antes del apareamiento.

Efectos sobre la función reproductiva

En las hormigas negras de jardín, los testículos de los machos vírgenes parecen favorecer el crecimiento microbiano, mientras que los órganos de almacenamiento de esperma de las hembras vírgenes inhiben fuertemente el crecimiento de microbios.

Las aves de corral rojas machos, un ancestro salvaje del pollo doméstico, producen más proteínas con efectos antimicrobianos en su eyaculación sobre los sucesivos apareamientos, posiblemente para proteger mejor la disminución del número de espermatozoides.

Las comunidades bacterianas pueden tener efectos significativos sobre la función reproductiva y el rendimiento de machos y hembras de todas las especies, incluyendo los humanos.

Estos y otros ejemplos, explican los autores, muestran que los microbiomas reproductivos pueden tener efectos significativos sobre la función reproductiva y el rendimiento de macho y hembras, y arrojan luz sobre el papel del microbioma reproductivo en la selección sexual, el sistema de apareamiento y los conflictos sexuales.

Úteros artificiales: ¿una solución o más problemas?

Para algunos investigadores resulta intrigante cómo algunos microbios benefician a un sexo o especie mientras perjudican a otro. Por ejemplo, Lactobacilllus, asociado con un microbioma vaginal saludable en mujeres y semen de alta calidad en hombres, parece afectar negativamente la esperma de pollos.

Ciertamente aún queda mucho por conocer respecto a al papel que desempeñan las comunidades bacterianas en los sistemas reproductivos. En este sentido, los autores indican que la combinación de avances de secuenciación, recursos genómicos e investigaciones del comportamiento sexual son herramientas que pueden conducir a más descubrimientos en el corto plazo.

Referencia: The Reproductive Microbiome: An Emerging Driver of Sexual Selection, Sexual Conflict, Mating Systems, and Reproductive Isolation. Trends in Ecology & Evolution, 2020. https://doi.org/10.1016/j.tree.2019.11.004

Más en TekCrispy