En el año 1851, el médico alemán Carl August Wunderlich registró las temperaturas axilares de 25.000 pacientes en Leipzig, estableciendo así el estándar para la temperatura normal del cuerpo humano de 37 grados centígrados (°C). Sin embargo, estudios modernos cuestionan esta cifra sugiriendo que está sobredimensionada.

En concordancia con este enfoque, los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, sugieren que desde principios del siglo XIX, la temperatura promedio del cuerpo humano ha disminuido.

¿Los dinosaurios eran de sangre fría o caliente?

Cambios en nuestro entorno

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación exploró las tendencias de la temperatura corporal y concluyó que los cambios de temperatura desde la época de Wunderlich reflejan un verdadero patrón histórico, en lugar de errores de medición o sesgos.

El análisis de datos de diferentes periodos temporales reveló una disminución en la temperatura corporal promedio.

Los investigadores plantearon que la disminución de la temperatura corporal es el resultado de cambios en nuestro entorno durante los últimos 200 años, que a su vez han impulsado cambios fisiológicos.

Para el estudio, el equipo analizó las temperaturas de tres conjuntos de datos que cubren distintos períodos históricos. El primer conjunto (UAVCW), compilado a partir de registros del servicio militar, registros médicos y de pensiones de veteranos del Ejército de la Unión de la Guerra Civil, que contiene datos entre 1862 y 1930.

La Encuesta de Examen Nacional de Salud y Nutrición (NHANES), que contiene datos de 1971 a 1975, y la cohorte STRIDE (Stanford Translational Research Integrated Database Environment) que contiene datos de pacientes adultos que visitaron el Servicio Médico de Stanford entre 2007 y 2017.

Tendencia confirmada

Los investigadores utilizaron las mediciones de temperatura de estos conjuntos de datos, 677.423 en total, para desarrollar un modelo lineal que interpolara la temperatura con el tiempo.

Los investigadores concluyeron que los cambios de temperatura reflejan un verdadero patrón histórico, en lugar de errores de medición o sesgos.

El modelo confirmó las tendencias de la temperatura corporal que se conocían en estudios anteriores. En general, las mediciones de temperatura fueron significativamente más altas en la cohorte UAVCW que en NHANES, y más altas en NHANES que en STRIDE.

Los investigadores observaron que la temperatura corporal de los hombres nacidos en la década de 2000 es en promedio 0,43 °C más baja que la de los hombres nacidos a principios de 1800. Del mismo modo, la temperatura corporal de las mujeres nacidas en la década de 2000 es en promedio 0,3 °C más baja que la de las mujeres nacidas en la década de 1890.

¿Puede la actividad física modificar la manera en que actúa el ADN?

La disminución en la temperatura corporal promedio podría explicarse por una reducción en la tasa metabólica o la cantidad de energía que se utiliza.

Los autores plantean la hipótesis de que esta reducción puede deberse a una disminución de la inflamación en toda la población, producto de las mejoras de salud pública ocurridas en los últimos 200 años, complementado por los avances en los tratamientos médicos, mejor higiene, mayor disponibilidad de alimentos y mejores niveles de vida.

Referencia: Decreasing human body temperature in the United States since the industrial revolution. eLife, 2020. https://doi.org/10.7554/eLife.49555

Más en TekCrispy