Los scooters eléctricos (e-scooters), versiones mejoradas de lo que una vez fue visto como un juguete para niños, se han presentado como el futuro del viaje urbano: una forma de transporte ecológica, limpia y compacta.

A estas alturas no se puede afirmar que los e-scooters cumplirán plenamente esa promesa, pero tampoco se puede negar su gran popularidad, por lo que cada vez es más común que formen parte del abarrotado paisaje urbano.

Oleada de lesiones

No obstante, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) ha encontrado una importante oleada de lesiones relacionadas con el uso de los e-scooters, particularmente entre los adultos jóvenes.

Expertos médicos se alarman cada vez más por la cantidad de fracturas, dislocaciones y lesiones en la cabeza que aparecen en los centros de atención médica.

El estudio analizó los datos de salud del Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de Lesiones y determinó que ha habido un gran aumento de lesiones y visitas a la sala de emergencias debido a los scooters eléctricos.

El número de lesiones relacionadas con los scooters se incrementó en 222 por ciento entre 2014 y 2018 superando las 39.000 lesiones, mientras que el número de admisiones hospitalarias se disparó en 365 por ciento hasta sobrepasar los 3.300 casos.

Casi un tercio de los pacientes sufrió un traumatismo craneal, más del doble de la tasa de lesiones en la cabeza de los ciclistas. Cerca de un tercio de las lesiones correspondieron a mujeres, y las personas entre 18 y 34 años fueron las que resultaron lesionadas con más frecuencia por primera vez en 2018.

Índice de accidentes

El estudio encontró que el índice de accidentes por uso de scooters aumentó, de 6 por cada 100.000 personas en 2014 a 19 por cada 100.000 en 2018. Las lesiones más comunes fueron fracturas (27 por ciento), contusiones y abrasiones (23 por ciento) y laceraciones (14 por ciento).

Los scooters eléctricos se han presentado como el futuro del viaje urbano: una forma de transporte ecológica, limpia y compacta.

Durante el periodo de estudio, los hospitales urbanos recibieron la mayor proporción de pacientes (78 por ciento) en comparación con los centros de atención médica rurales (20 por ciento) y los hospitales infantiles (2 por ciento).

A medida que los scooters motorizados se han vuelto más ubicuos, particularmente dentro de las ciudades y suburbios más grandes, los funcionarios de salud y los expertos médicos de todo el país se alarman cada vez más por la cantidad de fracturas, dislocaciones y lesiones en la cabeza que aparecen en los centros de trauma.

La supervisión reguladora está en gran parte ausente en cuanto a dónde puede la gente montar en scooters y si los cascos son obligatorios. Investigaciones anteriores mostraron que sólo una fracción de los conductores de scooters electrónicos lesionados (entre el 2 y el 5 por ciento) usaba casco cuando se lastimó.

Al respecto, el doctor Benjamin N. Breyer, catedrático en el Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la UCSF y coautor del estudio, comentó:

“Se ha demostrado que el uso de cascos se asocia con un menor riesgo de lesiones en la cabeza, por lo que creemos firmemente que los cascos deben ser usados, y los fabricantes de scooters electrónicos deben fomentar el uso de cascos al hacerlos más accesibles”.

Referencia: Electric Scooter Injuries and Hospital Admissions in the United States, 2014-2018. Jama Surgery, 2020. https://doi.org/10.1001/jamasurg.2019.5423

Escribir un comentario