A finales del año pasado, las autoridades de la India informaron que la población de tigres en su territorio se había más que duplicado desde 2006 gracias a los esfuerzos conservacionistas aplicados para su protección.

Sin embargo, la comunidad científica no se mostró para nada convencida de dichos resultados, los cuales fueron calificados como “extremadamente improbables” dada su incongruencia desde el punto de vista ecológico. Así lo indicó en su momento Arjun Gopalaswamy, asesor científico de Wildlife Conservation Society en India, con las siguientes palabras:

“Es extremadamente improbable que el número de tigres en la India haya aumentado en la forma en que el gobierno afirma, porque los mecanismos implícitos que describen el cambio en la población de tigres tienen poco sentido desde un punto de vista ecológico”.

Facebook está listo para lanzar Lasso, la app que competirá con TikTok en India

Por su parte, el profesor Nils Chr. Stenseth de la Universidad de Oslo, en Noruega, estuvo de acuerdo con Gopalaswamy, afirmando que “siempre que las observaciones empíricas van en contra de patrones ecológicos conocidos, se requiere un escrutinio inmediato de la validez metodológica del análisis”.

Ambos trabajaron juntos en un artículo científico que reseñamos meses atrás en el que se presentaban fuertes críticas a los datos suministrados por las autoridades indias respecto al número de tigres.

Renovación del programa de monitoreo de tigres

Ante tanto escepticismo y críticas provenientes de diferentes medios de comunicación, la Autoridad Nacional de Conservación del Tigre (NTCA por sus siglas en inglés), un organismo estatutario dependiente del Ministerio de Medio Ambiente de la India se ha pronunciado y ha propuesto un renovar su configuración de monitoreo de la población de tigres.

Para 2006, las autoridades indias declararon que solo quedaban 1,411 tigres en el país, pero en 2019 se informó que la población se había incrementado a 2.967 animales.

Según la agencia de noticias Indian Express, el NTCA ha enviado su propuesta de modernización de Tiger Cell al Instituto de Vida Silvestre de la India (WII), también bajo el Ministerio del Medio Ambiente y el socio implementador de las encuestas de tigres de la India. Indican que el fin es “traer más responsabilidad, transparencia y científicos robustez” y “llenan los vacíos en el monitoreo científico y la investigación observados desde 2006, cuando comenzó la Estimación del tigre de la India en el país”.

Para 2006, las autoridades indias declararon que solo quedaban 1,411 tigres en el país, una cifra que para el Día Internacional del Tigre celebrado el 19 de julio de 2019 se había incrementado a 2.967 animales.

Lo que llama la atención es que esta última cantidad fue un tercio superior al número reportado en 2014, de 2,226 tigres, y más del doble de los 1,411 animales reportados en 2006.

“Los hallazgos científicos hasta ahora han indicado que la variabilidad asociada con los reclamos de la India sobre el aumento del tamaño de la población de tigres es quizás mucho mayor de lo que se informa actualmente. Un nuevo análisis de los datos de la encuesta de tigres de la India desde 2006 ayudará a comprender el alcance de estas incertidumbres”, concluyó Gopalaswamy.

Referencia:

Methods For Monitoring Tiger And Prey Populations. Springer, 2017. https://www.springer.com/gp/book/9789811054358

Twisted tale of the tiger: the case of inappropriate data and deficient science. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6707339/

How sampling‐based overdispersion reveals India’s tiger monitoring orthodoxy. Conservation Science and Practice. https://www.biorxiv.org/content/10.1101/708628v1.full

Más en TekCrispy