Como lo hemos visto una y otra vez durante esta conferencia, no han sido pocas las veces en las que las empresas han sacado su as bajo la manga para sorprendernos. Cuando llegó el turno de Audi, esta nos presentó un equipo que, aunque ya conocíamos, desde su primera presentación nos había dejado con ganas de más, el AI:Me (pronunciado Amy).

Este automóvil conceptual posee una tecnología de manejo automático nivel 4 que permite al usuario desentenderse de la labor de manejar por completo. Su primera aparición al público se dio en 2019 en el Shangai Motor Show.

Sin embargo, ha sido ahora en la CES 2020 que hemos visto su presentación oficial. Asimismo, junto a ella, nos hemos encontrado con muchos más detalles acerca de este vehículo y su funcionamiento.

Presentando el auto conceptual AI:Me

Con la llegada de este equipo, nos encontramos con una excepción a la regla de la gama de autos que usualmente manufacturados con Audi. Esta reconocida marca, suelo hacer máquinas potentes cuya firma está constituida tanto por la calidad de sus sistemas como por la velocidad que son capaces de alcanzar.

Ahora, para el auto conceptual que han lanzado este año, se han ido por una alternativa totalmente distinta. A pesar de que el AI:Me también se trata de un auto de alta calidad y con un motor potente, su finalidad no es alcanzar la adrenalina de las altas velocidades.

De hecho, la experiencia de manejo que ofrece se asemeja más a la de un crucero, que se mueve lentamente y con calma por las aguas, solo que, en este caso, estas son reemplazadas por las calles de la ciudad.

El auto predilecto para las ciudades

El motivo de este cambio viene de la mano con el ambiente para el que ha sido diseñado este vehículo. Desde su etapa inicial, este vehículo se conceptualizó como un medio de transporte para las ciudades.

Por ello, su tamaño es más reducido y está diseñado para rendir durante viajes cortos. Asimismo, su interior da una sensación de hogar al mostrarse más como una sala de descanso que como el interior común de un automóvil.

De este modo, los usuarios pueden relajarse adentro, e incluso disfrutar de la realidad virtual mientras el auto se encarga del resto del trabajo. Básicamente, se trata de un modo perfecto de viajar en ambientes altamente estresantes con mucho tráfico, sin tener que vivir esa experiencia al sustituirla por las imágenes y sonidos presentados por los lentes de realidad virtual.

La CES 2020 nos da un avance del futuro de los vehículos autónomos

Lo que necesites, con solo una mirada

Por si fuera poco, otro de los detalles que hacen que el AI:Me se destaque es que cuenta con tecnología de seguimiento de miradas. De este modo, los usuarios pueden navegar a través de la pantalla de menú del vehículo solo con la vista. De hecho, para seleccionar una u otra opción todo lo que es necesario es mantenerse mirándola fijamente por el tiempo necesario.

¿Cuándo llega a nosotros?

Durante la presentación, Audi no dejó claro un momento particular en el que este automóvil pueda llegar al mercado. De hecho, lo más probable es que, como auto conceptual que es, este no llegue verdaderamente a ser un producto comercial.

Por otro lado, estas tecnologías sí podrían comenzar a llegar a otros autos de forma paulatina y, tal vez, en un futuro lejano, reencontrarse en un nuevo modelo. Ahora, Audi no cuenta ni siquiera con el permiso de fabricación para crear al menos una serie de estos autos.

Por lo que, la posibilidad de verlos en las calles disminuye incluso más. Sin embargo, la idea que estos transmiten de lo que podría ser el futuro sí permanecerá en nuestras mentes, incluso si este auto no logra rodar en la cotidianidad del futuro.

Una pequeña esperanza

Aun así, la empresa ha hecho algunos planes con la intención de hacer mutar la iniciativa para que estos autos se conviertan en parte de movimientos como los de los viajes compartidos. No obstante, sin la aprobación requerida, esta iniciativa tendrá que esperar un poco más.

Con su presentación, Audi no nos ha dado a conocer solo un auto más, sino que nos ha abierto las puertas a las posibilidades del futuro. Uno en el que, los autos sean más que un transporte y su uso se convierta en toda una experiencia.

Más en TekCrispy