La conservación del ambiente y ser capaces de optar por alternativas más amigables para el mismo se ha vuelto cada vez una prioridad mayor. Por ello, no es extraño toparnos a cada momento con nuevas iniciativas que vayan orientadas hasta ese fin.

En algunos casos, es necesario crear algo nuevo, desde cero, para reemplazar lo anterior. Sin embargo, en otros casos simplemente es necesario hacer algunas modificaciones para mejorar el desempeño de lo que ya existe.

Este es el caso de la nueva batería de litio que en estos momentos se gesta en los laboratorios. Con ella, el proceso de construcción y los materiales no cambian por completo, pero vida útil se alarga y también su capacidad de almacenar energía.

¿Qué es lo nuevo?

https://www.transportenvironment.org/sites/te/files/styles/main_image/public/pictures/frank-wang-1092733-unsplash.jpg?itok=VsXRVyCp

Para poder diseñar esta batería de litio lo que los investigadores hicieron fue modificar ciertas estructuras de las partículas de los cátodos de sulfuro. Gracias a esto, lograron aumentar la potencialidad individual de cada una de ellas.

En pocas palabras, consiguieron hacer que este nuevo diseño de baterías rinda mucho más con cada carga. De hecho, según lo que se espera del rendimiento de la misma, esta nueva composición de la batería de litio hará que su versión para los teléfonos pueda rendir hasta por 5 días seguidos.

Asimismo, se espera que su presentación para automóviles eléctricos pueda darles a estos más de 600 millas de viaje. Lo que, en consecuencia, se traducirá como un impacto de consumo energético mucho menor en el ambiente.

Es menos dañina para el ambiente

https://ak8.picdn.net/shutterstock/videos/1008013258/thumb/1.jpg

Esto nos lleva a la siguiente fase por la que esta nueva batería podría volverse muy popular. Su configuración mejorada, al aumentar el rendimiento de estas, también disminuye la cantidad de desechos por la producción de este tipo de elementos.

Ello debido a que, al durar mucho más, se necesitan menos de las mismas para suplir las necesidades de cada individuo. Lo que se traduce en una menor producción de ejemplares y en un subsiguiente ahorro de materiales y una menor emisión de compuestos dañinos al ambiente.

Con ello, el impacto de la producción de este tipo de elementos se disminuye y las alternativas eléctricas se vuelven cada vez más una solución perfecta para combatir problemas como el cambio climático causados por la contaminación ambiental. Ya que, a medida que las sociedades crecen, demandan más energía, materiales y recursos. Por lo que, contar con una alternativa como esta podría ser la diferencia entre el caos y la posibilidad de superar la crisis.

¿Llegará a nosotros algún día?

Esta no se trata de la primera iniciativa en lo que a baterías se refiere. Ya muchas otras han llegado a nuestros oídos y nos han sorprendido con sus capacidades. Sin embargo, muy pocas o casi ninguna ha llegado verdaderamente a nuestras manos.

Ya sea por problemas de costos, manufactura o distribución, muchas de estas baterías no salen del laboratorio. Por lo que, con esta habrá que tener paciencia. Afortunadamente, parece que las cosas van bien para esta nueva iniciativa ya que se han planteado pruebas para sus versiones automovilísticas para este 2020 y el Instituto Fraunhofer de Alemania ya ha creado un primer lote de prueba para medir sus capacidades.

Estos se tratan de pasos pequeños pero significativos. Ya que se convierten en una puerta abierta hacia la posibilidad de que, en un futuro algo lejano por ahora, estas baterías se conviertan en parte de nuestro día a día.