Como su nombre lo sugiere, la miocarditis fulminante (MF) es un síndrome poco común que aparece repentinamente con una severidad significativa, la cual se distingue por un riesgo excepcionalmente alto de muerte causado por un choque cardiogénico, (incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre), arritmias fatales (latidos anormales) e insuficiencia multiorgánica.

No obstante, en la actualidad la comunidad médica cuenta con los recursos para apoyar circulación de un paciente y la oxigenación y/o ventilación cuando sea necesario, por lo que el reconocimiento temprano de MF, la institución de la ayuda circulatoria, y el mantenimiento de la función del órgano final puede promover resultados favorables en condiciones que eran casi universalmente fatales.

Procurando una identificación temprana

A pesar de la creciente disponibilidad de soporte circulatorio, trasplante ortotópico de corazón y tratamientos específicos para la enfermedad, los pacientes con MF experimentan una morbilidad y mortalidad significativas como resultado de un retraso en el diagnóstico, el inicio del soporte circulatorio tardío y la falta de especialistas debidamente capacitados para manejar la afección.

La miocarditis fulminante es un síndrome poco común repentino y grave que con frecuencia conduce a la muerte.

Con esto en mente, la Asociación Americana de Cardiología (American Heart Association) publicó una declaración científica que tiene el propósito de educar a los proveedores de atención médica, para que usando las modalidades de diagnóstico avanzadas puedan identificar la MF en sus etapas más tempranas, a fin de proveer tratamiento lo más pronto posible.

En muchos casos, la estabilización y la transferencia de tales casos a los centros que tienen la capacidad y la experiencia para manejar pacientes con MF resulta esencial.

Mayores oportunidades

Las opciones de tratamiento para obtener resultados óptimos incluyen el apoyo a los pacientes mediante el uso de soporte vital extracorpóreo (máquina de pulmón cardíaco), dispositivos de asistencia ventricular percutánea y duradera (dispositivos para ayudar a bombear el corazón) y trasplante de corazón.

La declaración científica educa a los proveedores de salud para identificar la MF en sus etapas más tempranas, a fin de proveer tratamiento lo más pronto posible.

El doctor Leslie T. Cooper, afiliado al Departamento de Medicina Cardiovascular de la Clínica Mayo y parte del equipo que realizó la declaración, puntualizó:

“Aquí es donde existen las mayores oportunidades: diagnóstico temprano, tratamiento rápido y la capacidad de los médicos de primera línea para detectar los signos y síntomas sutiles de esta grave afección”.

En este sentido, la educación de los proveedores de primera línea que tienen más probabilidades de encontrarse con la MF primero es esencial para aumentar el acceso oportuno a las instalaciones con recursos adecuados, prevenir fallas en el sistema multiorgánico y para adaptar la terapia específica de la enfermedad lo antes posible.

Referencia: Recognition and Initial Management of Fulminant Myocarditis: A Scientific Statement From the American Heart Association. Circulation, 2020. https://doi.org/10.1161/CIR.0000000000000745