Todos conocemos la importancia que tiene el llevar una vida saludable. Para ello es necesario que interactúen diferentes factores como la mentalidad, la actividad física y la alimentación.

Sin embargo, muy pocos llevan a cabo todo lo que deben hacer para considerar que su estilo de vida es saludable. Con la cantidad de movimientos de autoconocimiento que están surgiendo en la actualidad, cada vez más personas consiguen herramientas con las que entender y manejar mejor tanto sus emociones como su mentalidad.

Asimismo, cada vez existen más alternativas que permiten contar con una rutina de entrenamiento –aunque sea desde el hogar. Por lo que, cada vez más personas se unen también a esta movida.

Ahora, el mejorar la alimentación siempre se ha vuelto un detalle más complicado. Ya que, a pesar de que siempre ha existido mucha información y muchas alternativas al respecto, los hábitos alimenticios se han destacado por ser particularmente difíciles de dejar atrás.

Hay que empezar desde niños

https://coreaspect.org/wp-content/uploads/2019/08/The-Sneaky-Chefs-7-Tips-to-Get-Kids-Eating-Healthy-ALT-722x406.jpg

Variados estudios han demostrado que los hábitos alimenticios que se desarrollan en la niñez en muchos casos pueden ser determinantes a la hora de definir el estilo de vida que se tendrá en la adultez.

Por ello, se ha vuelto una tarea vital enseñar a las nuevas generaciones a comer de manera apropiada desde que son pequeños. En estudios anteriores, hasta se ha determinado que se puede incentivar a los más pequeños a comer saludable al involucrarlos en la preparación de los alimentos.

Sin embargo, con la velocidad de la vida moderna ello no siempre es posible. Por lo que ha sido necesario comenzar a investigar nuevas alternativas a través de las cuales poder incentivar a los más pequeños a comer de forma saludable.

El experimento

https://www.klaschoolsdoral.com/wp-content/uploads/2017/03/encouraging-healthy-eating-habits-in-children-865x577.jpeg

Con esta finalidad, en 6 escuelas públicas de los Países Bajos se llevó a cabo una investigación que involucró a 150 niños de entre 10 y 12 años de edad. Después de obtener el consentimiento de sus padres, los pequeños fueron invitados a ver un video de un programa de cocina infantil en el cual se presentaban platillos saludables.

Asimismo, a otro grupo se le mostró otro episodio del mismo programa pero que solo presentaba comidas poco saludables. Al terminar de ver al experimento, se les presentó a los pequeños una mesa de bocadillos, en ella, podían elegir postres saludables como las frutas o menos beneficiosos como los pretzels.

Los investigadores observaron las decisiones de cada niño y notaron que aquellos expuestos al programa de cocina saludable tendían a elegir los bocadillos sanos 2.7 veces más que los que habían visto otro episodio.

Una poderosa herramienta

https://clovelchildcare.com.au/wp-content/uploads/2019/06/healthy-eating-habits-in-children.jpg

Con ello, se ha descubierto la existencia de una nueva alternativa para ayudar a los niños a familiarizarse con la comida saludable. La presentación de las mismas en programas orientados a ellos crea en los mismos un antojo subconsciente que después sacian de tener la oportunidad.

Una exposición sostenida a este tipo de programaciones entonces se traduciría en la construcción de hábitos alimenticios saludables. Por lo que, el aumento de este tipo de programas y la implementación materias educativas el respecto en las escuelas podría ser un medio a la larga para mejorar la alimentación de las generaciones futuras.

La personalidad del niño influye en su reacción a esta estrategia

https://cdn.cdnparenting.com/articles/2018/04/321573371-H.jpg

Un detalle que los científicos notaron es que no todos los niños reaccionaban del mismo modo a este estímulo durante el programa. Ya que, aquellos que fueran más cerrados y menos propuestos a probar cosas nuevas, tenían una predisposición menor por los alimentos saludables, a pesar de haber visto el programa.

Sin embargo, los investigadores opinan que la información dada a estos podría serles beneficiosa después, una vez estuvieran más maduros y dispuestos a mejorar su alimentación de forma consciente. Por lo que, exponer a los chicos a este tipo de programas sigue siento un beneficio para ellos a corto y largo plazo.

Un beneficio a largo plazo

https://cdn2.stylecraze.com/wp-content/uploads/2014/02/2400_Top-18-Super-Healthy-Foods-For-Your-Kids_is-.jpg

Como lo hemos mencionado, los hábitos de la niñez son vitales a la hora de determinar aquellos de la adultez. Por lo que, usar este tipo de estrategias será crucial para las nuevas generaciones. Asimismo, las ayudará a desarrollar una mejor salud en su etapa adulta, con un peso más estable, un mejor desarrollo corporal y también con una dentadura más sana.

Referencia:

Watching TV Cooking Programs: Effects on Actual Food Intake Among Children: https://doi.org/10.1016/j.jneb.2019.09.016