La inducción de la anestesia suele ser una experiencia estresante. En la población pediátrica, hasta el 60 por ciento sufre de ansiedad significativa inmediatamente antes de la cirugía.

Se sabe que la ansiedad preoperatoria en niños pequeños está asociada con un mayor requerimiento de analgésicos postoperatorios, una mayor incidencia de delirio emergente y efectos perjudiciales a largo plazo sobre el sueño y el comportamiento. Además puede tener un impacto en las intervenciones médicas futuras, incluida la renuencia a buscar atención médica en el futuro.

Intervención evaluada

Las prácticas estándar actuales para reducir la ansiedad preoperatoria incluyen el uso de anestésicos tópicos para disminuir el dolor de la inserción de la cánula intravenosa, salas de espera para las familias, presencia de los padres en el quirófano, distracciones visuales y/o auditivas y, en algunas instituciones, premedicación oral.

Los autores señalan que el programa puede ser clínicamente importante y lo reconocen como un componente valioso de la atención quirúrgica pediátrica.

Recientemente se ha desarrollado el Programa para la vida infantil (CLP, del inglés Child Life Program), un enfoque que ayuda a los niños a hacer frente a los desafíos asociados con la hospitalización, la enfermedad, las lesiones y la discapacidad.

Para probar la efectividad del CLP, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, Canadá, realizó en un ensayo en el que evaluaron a niños de 3 a 10 años sometidos a cirugía.

A tal fin, reclutaron a 59 niños quienes fueron asignados aleatoriamente a uno de dos grupos: uno destinado a recibir la intervención CLP, que incluía juegos de roles, establecimiento de expectativas y estrategias de afrontamiento didácticas, o al grupo de práctica estándar sin CLP (grupo de control), antes de la inducción intravenosa de anestesia.

Menores niveles de ansiedad

Los investigadores encontraron un nivel de ansiedad en la sala de operaciones de 52 y 21 por ciento de los niños en el grupo de control y el grupo que recibió la intervención CLP, respectivamente.

En la población pediátrica, hasta el 60 por ciento sufre de ansiedad significativa inmediatamente antes de la cirugía.

En tal sentido, el equipo evidenció que la intervención CLP tuvo un efecto significativo de la ansiedad registrada al inicio del estudio. La ansiedad en el quirófano, medida en la Escala de Ansiedad Preoperatoria Yale, se redujo en 13,8 puntos en comparación con el grupo de control.

En referencia a los resultados del ensayo, el investigador Nicholas West, catedrático en el Departamento de Anestesiología, Farmacología y Terapéutica de la Universidad de Columbia Británica y autor principal del estudio, comentó:

“Una sesión breve y específica del CLP tuvo un efecto estadísticamente significativo en la reducción de la ansiedad preoperatoria antes de la inducción intravenosa de anestesia en niños pequeños sin ansiedad preexistente conocida”.

Al respecto, los autores del estudio señalan que el efecto observado puede ser clínicamente importante y sugiere que el programa CLP puede ser un componente valioso de la atención quirúrgica pediátrica.

Referencia: Reducing preoperative anxiety with Child Life preparation prior to intravenous induction of anesthesia: a randomized controlled trial. Pediatrc Anesthesia, 2019. https://doi.org/10.1111/pan.13802