En la actualidad la salud mental es uno de los temas más investigados, sobre todo por la alta incidencia de trastornos como la ansiedad, depresión y bipolaridad, entre otros. Pero más allá de los factores de riesgo, también es necesario conocer los puntos clave que pueden ayudar a prevenir su desarrollo.

Y una nueva investigación ha arrojado luces sobre una medida preventiva bastante curiosa: estar cerca de perros desde edades tempranas puede reducir la probabilidad de desarrollar esquizofrenia en la edad adulta.

Trastornos psiquiátricos y exposición a contaminación

Robert Yolken, presidente de la División Stanley de Neurovirología Pediátrica y profesor de neurovirología en pediatría en el Centro Infantil de la Universidad Johns Hopkins y autor principal de la nueva investigación, recalca que los trastornos psiquiátricos graves están vinculados con alteraciones en el sistema inmunitario derivadas de exposiciones ambientales en los primeros años de vida.

Se sospecha que las mascotas domésticas tengan su parte de responsabilidad en dicho problema, pues se encuentran entre las primeras cosas con las que los niños tienen contacto cercano. “Era lógico que exploraramos las posibilidades de una conexión entre los dos”, dijo Yolken.

La exposición ha estos ha sido asociada con la alteración del el sistema inmunitario generando respuestas alérgicas, contacto con bacterias y virus zoonóticos (animales), cambios en el microbioma de un hogar y estrés inducido por mascotas. Algunos investigadores sospechan que esta “modulación inmune” puede alterar el riesgo de desarrollar trastornos psiquiátricos en personas ya predispuestas de otra manera.

Según la encuesta nacional más reciente de propietarios de mascotas de la American Pet Products Association, hay 94 millones de gatos y 90 millones de perros en los Estados Unidos. Entonces los investigadores enfocaron su estudio en determinar la relaciónentre la exposición temprana a un gato o un perro doméstico, durante los primeros 12 años de vida, y un diagnóstico posterior de esquizofrenia o trastorno bipolar.

Esquizofrenia, trastorno bipolar y mascotas

Perro, Niño, Amigo, Sueño, Pet, Italia, Orejas, Ternura
Haber tenido contacto con un perro durante los primeros años de vida se asoció con un menor riesgo de sufrir esquizofrenia en la adultez.

Recolectaron datos de edad, género, raza/etnia, lugar de nacimiento y el nivel más alto de educación de los padres como medida del estado socioeconómico de una población de 1,371 hombres y mujeres con edades comprendidas entre 18 y 65 años, de los cuales 396 personas eran diagnosticados con esquizofrenia, 381 con trastorno bipolar y 594 conformaban el grupo de control.

Durante el estudio, preguntaron a todos los participantes si durante los primeros 12 años de su vida tuvieron un gato o perro como mascota, y prestaron atención también a aquellos que informaron haberlo tenido desde su nacimiento.

Y se sorprendieron al notar que, para el caso de la esquizofrenia, la exposición temprana a un perro redujo significativamente el riesgo de que una persona desarrolle el trastorno. Y de manera similar ocurrió con el trastorno bipolar: en todo el rango de edad de los participantes no se encontró un vínculo importante entre los perros o gatos y dicho trastorno.

“El mayor efecto protector aparente se encontró en los niños que tenían un perro doméstico al nacer o que estuvieron expuestos por primera vez después del nacimiento pero antes de los 3 años”.

Niño, Juega, Feliz, Niños, Infancia, Alegría, Jugar
La exposición a un gato entre las edades de 9 y 12 años supuso un riesgo ligeramente mayor de desarrollar ambos trastornos.

Aunque la historia es un poco diferente con los gatos. El autor señala que encontraron un riesgo ligeramente mayor de desarrollar ambos trastornos para aquellos que estuvieron primero en contacto con gatos entre las edades de 9 y 12 años. “Esto indica que el tiempo de exposición puede ser crítico para determinar si altera o no el riesgo”, dice Yolken.

Pero en general, los hallazgos sugieren que las personas expuestas a un perro de mascota antes de cumplir los 13 años de edad tienen una probabilidad menor, de hasta un 24 por ciento, de ser diagnosticadas con esquizofrenia más adelante. Si esto supone que la la razón de riesgo es un reflejo exacto del riesgo relativo, podrían prevenirse 840,000 casos de esquizofrenia en Estados Unidos.

Referencia:

Exposure to household pet cats and dogs in childhood and risk of subsequent diagnosis of schizophrenia or bipolar disorder. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0225320