Aproximadamente el 11 por ciento de los niños en todo el mundo nacen prematuros (antes de la semana 37 de gestación), lo que supone una carga perdurable para la familia durante su infancia, independientemente del motivo del nacimiento anticipado.

Las familias de los niños nacidos prematuros, con bajo peso al nacer (menos de 1.500 gramos) o con muy bajo peso al nacer (menos de 1.000 gramos) parecen tener menos hijos posteriores, experimentar más estrés y peor salud emocional de los padres, en comparación con las familias de los niños nacidos a término.

Acciones de protección infantil

En este contexto, los resultados de una reciente investigación muestran que los niños nacidos prematuramente tienen más probabilidades de experimentar acciones de protección infantil como la colocación en centros de atención fuera del hogar (colocación en centros de atención de salud, también conocidos como hogares de guarda, hogares de acogida u orfanato) que sus contrapartes nacidos a término.

A nivel global, cerca del 11 por ciento de los niños nacen prematuros, lo que supone una carga perdurable para la familia durante su infancia.

El estudio, realizado por investigadores del Instituto Finlandés de Salud y Bienestar (THL, por sus siglas en finés), encontró que cuanto más prematuro sea el nacimiento de un niño, mayor será la probabilidad de que sea colocado en un centro de atención fuera del hogar.

Esta conclusión se deriva del análisis de datos recopilados en el “Finnish 1987-90 Birth Cohort”, un estudio que incluyó a todas las familias finlandesas que tuvieron un bebé durante el periodo 1987-1990.

Probabilidad ligeramente mayor

El estudio incluyó 193.033 niños, sus padres y los posibles hermanos. Del total de niños de la cohorte, 8.356 nacieron prematuramente y 32.989 a las 37-38 semanas de gestación. Estos casos fueron monitorizados hasta que cumplieron 18 años.

Los niños nacidos prematuramente tienen más probabilidades de experimentar acciones de protección infantil de este tipo.

El seguimiento de la cohorte reveló que un total de 6.562 niños (3,5%) experimentó una colocación en un centro de atención fuera del hogar. En términos de la población finlandesa, aproximadamente 3 por ciento de niños son colocados en un centro de atención fuera del hogar en algún momento de su infancia.

Los resultados del presente estudio indican que los niños nacidos prematuramente tienen al menos una vez y media más probabilidades de experimentar acciones de protección infantil de este tipo.

La probabilidad es ligeramente mayor también en el caso de los niños que nacen cerca del término, es decir, a las 37-38 semanas de gestación. El riesgo es mayor durante la primera infancia (de 0 a 5 años), ya que es un período muy estresante para la vida familiar.

El aumento de la probabilidad de ser colocado en un centro de atención fuera del hogar no se pudo explicar por factores relacionados con la prematuridad, como la situación socioeconómica de los padres, la edad de los padres o el número o la diferencia de edad de los hermanos. Además, los trastornos prenatales en la madre o las enfermedades crónicas en el niño nacido tampoco tuvieron efecto en la relación observada.

Referencia: Out‐of‐home care placements of children and adolescents born preterm: A register‐based cohort study. Paediatric and Perinatal Epidemiology, 2019. https://doi.org/10.1111/ppe.12626