En la actualidad, no son solo los automóviles inteligentes los que están dando grandes pasos en su desarrollo. De hecho, también otros medios de transporte han dado este gran salto.

El ejemplo perfecto de ello son las e-bikes y las e-scooters. Este par de vehículos, al ser mucho más pequeños y menos sofisticados que un automóvil, se han logrado desarrollar más rápidamente. Debido a esto, en muchas partes ya se ha comenzado a implementar su uso.

Incluso, algunos servicios de transporte privados como Uber y Lime ya también han comenzado a apostar por este tipo de servicios. En consecuencia, en varias grandes ciudades de los Estados Unidos ya es posible ver los primeros pasos de estos vehículos.

Sin embargo, su llegada a estas no siempre es por la puerta grande. De hecho, en el caso de ciudades tan icónicas como Nueva York, estos vehículos aún están en busca de una ventana por la cual colarse.

¿E-bikes en Nueva York?

https://static01.nyt.com/images/2018/11/28/nyregion/28ebikes01/merlin_144668805_d5a5b736-5d7c-4904-b5f8-aba7eb9d16dc-articleLarge.jpg?quality=75&auto=webp&disable=upscalePara poder abrirse camino, la petición para legalizar tano a las e-scooters como a las e-bikes ha tenido que pasar por un largo proceso. En primer lugar debió ser aprobada por el Senado y luego por la Asamblea.

Finalmente, era momento de que esta llegara a manos del gobernador, Andrew Cuomo, para que este diera el visto bueno final. No obstante, ello no ocurrió.

Al final, Cuomo terminó por vetar esta legislación que permitiría legalizar el uso de estos vehículos en las calles neoyorquinas. En consecuencia, el proceso que se había venido realizando ha vuelto a la casilla uno.

El motivo del veto

https://www.cityandstateny.com/sites/default/files/all/styles/article_main_image__764_x_352_/public/citi%20bike.jpg?itok=q0C0pgbF&c=92be0772574af93d88a21c0f49d6ccd2Ahora, ¿por qué el gobernador ha tomado estas medidas? Ello puede ser explicado a través del tuit de uno de sus consejeros, Rich Azzopardi, en el que ha compartido la carta de veto del gobernador.

En ella, básicamente se puede ver que este ha considerado que la legislación no estaba completa y que faltaba en ella la inclusión de apropiadas medidas de seguridad. Un ejemplo de ello es que, el conjunto de leyes permitían el uso de los vehículos, pero no exigían el uso de cascos al manejarlos. Ello, según el gobernador, se trata de un problema de seguridad que debe ser cubierto antes de que la ley pueda hacerse oficial.

Controversia a la orden del día

Como todos sabemos, Nueva York es una ciudad altamente activa y muy llena tanto de tráfico como de transeúntes. Por lo que, la posibilidad de contar con un medio de transporte rápido, individual y cómodo, era algo que atraía a muchos neoyorquinos.

https://media.treehugger.com/assets/images/2019/03/wing-highline.jpg.860x0_q70_crop-scale.jpgAdemás, el uso de las e-bikes también ayudaría a algunos trabajadores como los repartidores a cumplir su trabajo de forma más eficiente y sin gastar tanta energía. Por estos motivos, el público verdaderamente estaba listo para comenzar a utilizarlas.

De hecho, ni el Senado ni la Asamblea tuvieron grandes objeciones antes de aprobar la legislación y dejarla pasar. Acá, la piedra de tranca ha sido Cuomo, que se ha mantenido firme en su decisión y considera que solo se podrá avanzar en el proceso si se crea una nueva propuesta que incluya las medidas de seguridad que considera necesarias.

En la web, se ha desatado una gran controversia entre aquellos que apoyan la decisión de Cuomo y aquellos que la consideran un retraso innecesario. Sea cual sea nuestra postura, lo que queda claro es que las e-bikes no llegarán pronto a Nueva York.

Por suerte, ello no implica que no lo harán nunca. Aún existe la posibilidad de reformar la propuesta y volver a enviarla. Lo único es que tomará más tiempo ya que deberá volver a pasar por todo el proceso de depuración por los diferentes organismos competentes. Si todo sale bien, entonces Cuomo podría dejar de tener objeciones y las e-bikes e e-scotters finalmente podrían rodar en las calles neoyorquinas.