El 2019 se trató de un año que trajo muchos altibajos para esta plataforma de contenidos audiovisuales. En un intento por expandir su mercado y especializar sus servicios, la empresa había creado la aún exitosa variante YouTube Kids.

En ella, los más pequeños de la casa tenían la posibilidad de disfrutar de los contenidos más acordes con su edad y gustos. Sin embargo, esta plataforma comenzó a ser utilizada de forma inadecuada.

Para colmar el vaso, podían llegar a encontrarse en ella contenidos inapropiados para los niños como escenas de violencia e incluso suicidios protagonizados por los personajes favoritos de los más pequeños.

El poco control que YouTube ejerció sobre los contenidos que llegaban a esta plataforma causó mucho revuelo y trajo muy malas consecuencias para la compañía. De hecho, para finales de este año incluso tuvo que pagar una multa de 170 millones de dólares a la FTC. Sí, monetariamente esto no ha representado mucho problema para Google y Alphabet, pero, la mancha en la reputación será mucho más problemática que la multa en sí.

¿Por qué tomar una medida tan radical?

Debido a la brecha en los controles de contenidos que claramente se descubrió en esta página, esta plataforma tuvo mucha publicidad negativa. Ella llegó a un punto en el cual, se consideraba como la única opción posible simplemente borrar y restringir todos los contenidos que fueran dirigidos a niños menores de 8 años.

De este modo, podrían asegurarse de forma definitiva que ningún contenido inapropiado llegara hasta ellos. Sin embargo, de este modo, también estarían sacando de su parrilla muchos otros elementos perfectamente apropiados con lo que entretener a los más pequeños.

¿Qué los detuvo?

https://static1.abc.es/media/tecnologia/2019/07/06/youtube-logo-kyFD--620x349@abc.jpgDurante meses, se tuvo este rumor como una realidad y parecía que YouTube verdaderamente se estaba preparando para hacer este cambio radical. No obstante, a último minuto la CEO de la empresa, Susan Wojcicki, declaró que no tomarían estas acciones.

Políticas de restricción para contenido inapropiado en YouTube dan frutos

¿Por qué? Por la restricción de este modo los contenidos haría que se acercaran demasiado a cómo funcionan los medios de comunicación actual. Por lo que podrían comenzar a ser considerados como tal y ser sometidos a otras legislaciones y restricciones que se aplican a los mismos. Para evitar caer allí, la empresa ha optado por tomar otras medidas alternativas.

Esto es lo que han hecho hasta la fecha

Entonces, para cambiar la imagen que los escándalos de YouTube Kids trajeron a su puerta, YouTube comenzó a cambiar algunos detalles de sus recomendaciones. Gracias a estas modificaciones, dicen haber reducido el consumo de contenidos calificados como inapropiados en un 80%.

Asimismo, aseguran que la visualización de contenidos de proveedores comprobados aumentó en un 60% con su nuevo sistema de recomendaciones. Además, crearon un equipo de unas 40 personas denominado Crosswalk para monitorear específicamente los contenidos de YouTube Kinds. Sin embargo, ello claramente no ha sido suficiente.

YouTube aún no está listo

La propia CEO de esta plataforma ha declarado que YouTube no cuenta con los medios para revisar cada uno de los contenidos que se suben a su página. Lo que implica que, las 500 horas de video que se suben por minuto no son apropiadamente revisadas antes de ser subidas a la página.

Por los momentos, YouTube no cuenta con las herramientas para llevar esto a cabo y no parece que vaya a hacerlo pronto. El comenzar a aplicar procesadores con IA y entrenarlos para detectar el contenido inapropiado sería un buen siguiente paso a dar. No obstante, por ahora, la plataforma parece estar conforme con los pequeños cambios que ha realizado.

Más en TekCrispy