Incluso las personas que se preocupan por su dieta, que generalmente tienen una idea de qué alimentos les proveen los nutrientes que necesitan para una buena salud, no siempre están seguras de qué micronutrientes (vitaminas y minerales) realmente están obtiene de su dieta diaria y qué beneficio proporciona.

En las últimas décadas, las vitaminas y minerales han adquirido una gran importancia para la salud pública. Como consecuencia de ello, se han llevado a cabo considerables investigaciones para comprender mejor su función fisiológica y las consecuencias para la salud que una dieta con deficiencia de estos micronutrientes puede acarrear.

Mercurio contenido en el pescado contrarresta su efecto cardioprotector

Especial atención

La interrelación entre micronutrientes, metabolismo energético y bienestar está bien definida, y si bien todos son importantes de una forma u otra, hay un puñado de vitaminas y minerales a los que se les debe prestar especial atención.

El hierro, el yodo, el zinc, el magnesio, el potasio y el calcio, son otros micronutrientes indispensables para la buena salud.

La vitamina A juega un papel importante en el crecimiento y el desarrollo celular. También promueve una piel, cabello, uñas, encías, glándulas, huesos y dientes sanos; previene la ceguera nocturna y puede ayudar a prevenir el cáncer de pulmón. La vitamina A se obtiene del consumo de salmón, otros pescados de agua fría, yemas de huevo y productos lácteos fortificados, entre otros.

La vitamina D, generalmente conocida por sus beneficios para la resistencia ósea, ayuda a la absorción de calcio, la prevención del cáncer y la diabetes, la salud inmunológica, la salud del corazón e incluso la depresión. Este importante macronutriente lo produce el cuerpo cuando se expone al sol, pero también se obtiene del consumo de leche fortificada, mantequilla, yemas de huevo, pescado graso y aceite de hígado de pescado.

Si entre tus prioridades se encuentra una piel y cabello brillantes, asegúrate de tener una dosis adecuada de vitamina E, cuyas propiedades antioxidantes protegen las células de los radicales libres dañinos. Este micronutriente se obtiene de huevos, aceites vegetales, margarina, mayonesa, nueces, semillas y cereales fortificados.

Metabolismo saludable

La vitamina C (ácido ascórbico) es esencial e importante para el cuerpo y la salud en general, ya que fortalece las paredes de los vasos sanguíneos, promueve la curación de heridas y la absorción de hierro; ayuda a prevenir la aterosclerosis, apoya la inmunidad y sirve como antioxidante clave. La vitamina C se obtiene de frutas cítricas, jugos, melones, bayas, pimientos, brócoli y papas, entre otros.

Se han llevado a cabo considerables investigaciones para comprender las consecuencias para la salud que una dieta con deficiencia de estos micronutrientes puede acarrear.

El grupo de vitaminas B merece especial atención. La vitamina B1 es importante para mantener un metabolismo saludable. También ayuda a mantener la digestión normal, el apetito y la función nerviosa adecuada. La vitamina B2, esencial para el metabolismo energético, ayuda a la función suprarrenal, apoya la visión normal y ayuda a mantener una piel sana.

La vitamina B6 promueve el metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y la liberación de energía. También juega un papel en la función nerviosa adecuada y la síntesis de glóbulos rojos. La vitamina B12 se utiliza en la formación de los glóbulos rojos, el ADN y los nervios. Las vitaminas B se obtienen del consumo de carnes magras, aves, mariscos, leche, huevos, legumbres, panes fortificados, cereales, vegetales de hoja verde y legumbres.

Otros micronutrientes indispensables para la buena salud son: el hierro, el yodo, el zinc, el magnesio, el potasio y el calcio.

Referencia: Vitamin and mineral requirements in human nutrition. World Health Organization and Food and Agriculture Organization of the United Nations, 2004. https://bit.ly/35TVEkN

Más en TekCrispy