Recientemente, esta modalidad de pruebas de ADN desde el hogar se ha vuelto altamente popular. En algunos casos, pueden ser utilizadas para temas serios como determinar la paternidad de un niño o averiguar si se padece una predisposición para alguna enfermedad.

Sin embargo, en muchos casos el uso de este método menos oficial se realiza por puro ocio. Muchas personas buscan saber un poco más de sus orígenes y ven estas pruebas de ADN accesibles como una alternativa perfecta para hacerlo. Pero, la verdad es que esta actividad puede ocasionar más problemas de los que inicialmente podríamos imaginar.

¿Por qué la precaución?

https://www.sciencenews.org/wp-content/uploads/2018/05/052618_reviews_feat_DNA-rev.jpgEl Pentágono se ha dado a la tarea de alertar a los militares de estos posibles riesgos. Como lo hemos mencionado, a través de estas pruebas, las personas pueden enterarse de muchos detalles sobre su salud que tal vez no necesitarían saber.

En el caso de los civiles, estos al saber que son propensos a algún tipo de enfermedad, no tienen la necesidad de reportarlo ya que las leyes protegen esto como información privada y personal de cada individuo.

Por otro lado, los que forman parte de un componente militar, no cuentan con esta protección. De hecho, están obligados a reportar tanto su salud como el conocimiento de cualquier otra patología que podría sufrir en el futuro.

Ello ya que esta información se torna vital en la cadena de ascensos militares para reconocer quiénes serán físicamente aptos y quiénes no. Lastimosamente, la información ofrecida por las pruebas caseras no es muy fiable, por lo que, cualquier información dada por ellas, cierta o no, pone al militar en la obligación de tener que reportarla.

Los militares están en más riesgo

El memo que entregó el Pentágono haciendo referencia a esta situación salió el 20 de diciembre de este año. En el mismo, se aclara que los militares no tienen bajo ningún respecto prohibido realizarse pruebas de ADN.

Estrenan tráiler de la sátira política de Steve Carell, 'Irresistible'

Lo que sí declaran con firmeza es que es preferible que estos acudan a laboratorios físicos más oficiales en lugar de usar estas pruebas caseras cuyos resultados llegan por correo. De este modo, ellos también se evitan la posibilidad de poner en riesgo su carrera.

Un mal resultado de parte de algunas empresas privadas como 23andme o Ancestry podría comprometer la carrera de un militar y limitar su ascenso al declarar que es propuesto a una patología cuando en realidad no lo es. Por lo que, la mejor manera de evitar caer en una situación como esta es evadir el uso de estos sistemas por completo.

No todo es tan privado

Un detalle que también hay que tener claro es que no son solo los militares los que deberían tener más precauciones a la hora de usar servicios como estos. En realidad, el ciudadano común se ve expuesto al confiar su información a compañías privadas.

Es cierto, muchas de estas aseguran que jamás ofrecerán de ningún modo la información de sus usuarios a terceros –o al menos no lo harán directamente. Si bien es cierto que los datos obtenidos de la muestra de saliva enviada a la empresa generalmente se mantienen cerrados, esa porción de ADN que las personas ceden, deja de ser suya en lo que la colocan en el contenedor para enviarla a analizar.

Una prueba de ello es que, organismos gubernamentales como la policía pueden tener acceso al ADN para compararlo con el de casos que buscan resolver. En conclusión, tal vez la mejor opción para todos sea volver a los métodos tradicionales en un laboratorio, serán menos cómodos, pero definitivamente son más seguros.

Más en TekCrispy