El envejecimiento es un proceso multifactorial que se distingue por la aparición de perturbaciones fisiológicas y moleculares superpuestas. La sarcopenia, entendida como la pérdida de masa, fuerza y función muscular, es una característica fundamental del envejecimiento.

Debido a que afecta el equilibrio, la forma en que una persona se mueve y su capacidad general para realizar las tareas diarias, la sarcopenia es un contribuyente importante a la fragilidad. Se sabe que tanto la masa como la fuerza muscular disminuyen entre el 3 y el 8 por ciento por década después de la mediana edad, y que estas tasas se aceleran después de los 60 años.

Determinantes moleculares multiétnicos

Informes anteriores que compararon el músculo esquelético en personas mayores y adultos jóvenes identificaron mecanismos que impulsan la pérdida muscular sin distinción por los mecanismos que conducen específicamente al deterioro patológico y la discapacidad física.

El equipo encontró que en los músculos de individuos sarcopernicos se había reducido la actividad de la ruta clave de producción de energía.

En un reciente estudio, un equipo internacional de científicos dirigidos por investigadores de la Universidad de Southampton, comparó el tejido muscular de grupos de personas mayores con sarcopenia en diferentes geografías, logrando identificar cambios en las células y moléculas dentro del músculo.

En el estudio “determinantes moleculares multiétnicos de la sarcopenia humana” (MEMOSA, por sus siglas en inglés) participaron 20 hombres sarcopenicos de ascendencia china y 20 controles de la misma edad que fueron reclutados en Singapur y los hallazgos se validaron utilizando cohortes existentes en el Reino Unido y Jamaica.

Cambios en la vía de producción de energía

Utilizando técnicas de secuenciación avanzadas, el equipo encontró que en los músculos de individuos sarcopernicos se había reducido la actividad de la ruta clave de producción de energía, así como una disminución en la actividad de los componentes que forman los cinco complejos en la ruta de producción de energía que es crítica para mantener la fuerza y ​​la función muscular.

La pérdida de masa, fuerza y función muscular es una característica fundamental del envejecimiento.

Además, los resultados mostraron que la sarcopenia también se asoció con niveles reducidos de enzimas involucradas en el reciclaje de NAD +, que actúa como un sensor metabólico en la célula y regula las vías de producción de energía.

Los autores resaltan que los hallazgos del estudio podrían explicar por qué algunas personas desarrollan sarcopenia y otras no. En este sentido, los investigadores están analizando los factores genéticos y nutricionales involucrados y planean explorar por qué ocurren los cambios en la vía de producción de energía.

El investigador Keith M. Godfrey, afiliado a la Unidad de Epidemiología del Curso de la Vida de la Universidad de Southampton y coautor del estudio, se refirió a los hallazgos y comentó:

“Al identificar estas diferencias en la actividad en las vías clave dentro de las células musculares ahora podemos comenzar a desarrollar intervenciones terapéuticas que, con suerte, ayudarán a muchas personas a mantenerse activas y saludables en el futuro”.

Referencia: Mitochondrial oxidative capacity and NAD+ biosynthesis are reduced in human sarcopenia across ethnicities. Nature Communications, 2019. https://doi.org/10.1038/s41467-019-13694-1