Para llegar a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, COP25, la popular activista climática Greta Thunberg se rehusó a viajar en avión. Una pareja australiana se ofreció a llevarla en su catamarán llamado La Vagabonde, por medio del cual llegó a Lisboa. Una vez allí, tomó un tren hasta Madrid, España.

Por supuesto, esta es un medida drástica en un contexto histórico en el que mientras más rápido mejor. Sin embargo, los aviones conforman una fuente de contaminación atmosférica bastante preocupante a pesar de su utilidad en nuestros tiempos.

Pero en vista de la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, muchas aerolíneas se han sumado a una variedad de programas ambientales. El problema es que esto no parece ser suficiente para revertir los daños, según sugiere una nueva investigación presentada en la COP25 que indaga en la verdadera efectividad de las iniciativas de reducción de emisiones de carbono de las aerolíneas.

Las acciones actuales no sirven a largo plazo

Los autores descubrieron que tanto el biocombustible como la compensación de carbono pueden contribuir en la mitigación del cambio climático, pero solo de manera temporal. Estas medidas no son buenas candidatas para reducir la crisis a largo plazo.

En su documento, resaltaron los pros y contras de las diferentes acciones tomadas por las aerolíneas hasta ahora. Por ejemplo, los combustibles alternativos se han señalado como una solución para eliminar el carbono de los viajes en avión, pero en torno hay un problema: muchos de los biocombustibles también tienen un impacto climático negativo, por lo que su selección deben ser muy bien estudiada.

También se ha hablado de combustibles sintéticos e incluso de aviones eléctricos, los cuales tienen un alto potencial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, estas opciones aún no están disponibles a nivel comercial.

Y otro de los puntos más preocupantes encontrados en esta investigación es que aunque, las aerolíneas más progresistas cuentan con iniciativas mucho más audaces para reducir las emisiones como mejorar la eficiencia del carbono por kilómetro de asiento disponible, las emisiones totales han seguido incrementándose.

Una pantalla de humo

La profesora Susanne Becken resalta que la mayoría de las aerolíneas en la actualidad dirían que reducen el peso o mejoran la eficiencia de carbono de las aviones, pero en realidad el efecto es muy reducido en comparación con el incremento anual de las emisiones.

“La mayoría de las aerolíneas en estos días dirían que reducen el peso o mejoran la eficiencia de las aeronaves, pero cuando realmente observe los números, el ahorro es muy pequeño, a menudo menos del 0.1 por ciento en comparación con el 5 por ciento o más del crecimiento anual”.

Según los autores, esta es la primera vez que un estudio identifica los detalles en torno a la ineficacia de la mayoría de las iniciativas de las aerolíneas para cumplir con los objetivos climáticos a nivel global. En vista de ello, recomiendan promover las inversiones en investigación y desarrollo de combustibles realmente neutros y la implementación de procesos que utilicen el dióxido de carbono presente en el aire.

Referencia:

Airline initiatives to reduce climate impact. https://amadeus.com/en/insights/white-paper/airline-initiatives-to-reduce-climate-impact