Una investigación reciente ha revelado datos alarmantes en torno a los registros renales de gran parte del mundo. Tal parece que la cantidad de personas que requiere un trasplante de riñón, el método más seguro y con menor comorbilidad para aliviar la afección renal, ha ido en aumento en los últimos años.

Los factores influyentes son variados, pero lo más alarmante de ello no necesariamente sea la alta incidencia actual, sino que la escasez de donantes de estos órganos limita de manera significativa el alivio de este problema.

Registros renales en Europa y países del Mediterráneo

Existe una iniciativa conocida como el Registro ERA-EDTA por medio de la cual se han estado registrando datos sobre la terapia de reemplazo real a partir de los registros renales nacional y regionales en Europa y los países del Mediterráneo.

Un equipo de investigadores tomó conjuntos de datos de 53 registros renales nacionales o regionales del Informe Anual 2017, abarcando 37 países y una población total de  694,024,000 personas.

Analizando los datos, encontraron que de esta cifra, 88,453 individuos iniciaron una terapia de reemplazo renal en 2017, la cual representa una proporción de 127 personas por millón (ppm). La edad promedio era de 63.4 años, siendo la diabetes mellitus la enfermedad renal primaria que originó la necesidad de dicha terapia.

Los investigadores resaltan la variación de la tasa de incidencia entre los diferentes países estudiados. Kosovo presentó una tasa de incidencia ajustada de 429 pmp, Grecia 223 pmp, Francia 174 pmp, Suiza 99 pmp y Estonia solo 68 pmp.

Estas diferencias parecen estar influenciadas en gran medida por las diferencias de salud general de la población de dichos países y la disponibilidad de medidas preventivas para dicha afección, así como también por las diferencias en la disponibilidad de recursos nacionales para el reemplazo renal.

El trasplante de riñón es el tratamiento idóneo

El 85 por ciento de los pacientes empezó el tratamiento de su afección renal con hemodiálisis, seguida por el 11 por ciento de diálisis peritoneal y apenas el 4 por ciento pudo someterse a un trasplante justo al comienzo de la enfermedad, pudiendo evitar así el complicado proceso de diálisis.

Tal como indica el profesor Ron Gansevoort, responsable de prensa de ERA-EDTA, el trasplante de riñón es la mejor terapia para este tipo de pacientes, pues es la que tiene menos comorbilidades asociadas en comparación con la diálisis, por ejemplo.

“El trasplante de riñón es la mejor terapia de reemplazo renal desde el punto de vista médico. Los pacientes trasplantados sufren menos comorbilidades que los pacientes de diálisis y tienen un mejor resultado. Además, los pacientes trasplantados experimentan una mayor calidad de vida en general, con menos complicaciones y sin necesidad para un tratamiento extenuante durante más de cuatro horas, tres días a la semana”.

Incidencia creciente y escasez de donantes de órganos

Pero no solo llama la atención el pequeño número de pacientes que no reciben un trasplante de riñón de manera inmediata, sino también una incidencia creciente en la población. En 2016, la proporción de pacientes que necesitó reemplazo renal fue de 121 pmp, pero en 2017 este número aumentó a 127 pmp como ya mencionamos.

Las causas de este aumento son variadas, e incluyen cambio demográfico, así como el hecho de que la edad promedio de la población en general está creciendo, siendo este un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad renal.

“El riesgo de enfermedad renal crónica aumenta con la edad, por lo que lo que vemos aquí no es un desarrollo anormal per se, pero sin embargo es un desafío que tenemos que enfrentar. Todavía no hemos visto el final del cambio demográfico: las personas están todavía envejeciendo”.

Los investigadores señalan que la principal razón por la que los pacientes no pueden someterse a un trasplante de inmediato es la escasez de órganos de donantes, un situación muy común en los países europeos examinados.

Dicho esto, queda más que claro que las acciones próximas no solo deberían orientarse en la mejora del sistema de donación de órganos. Estos resultados deberían ser útiles en próximas investigaciones orientadas en el fortalecimiento de las estrategias de prevención de enfermedad renal.

Referencia:

Number of people in need of renal replacement therapy is rising. https://www.era-edta.org/en/wp-content/uploads/2019/12/191219_Press-Release_Registry_Report.pdf