Uno de los objetos más imprescindibles para los humanos de nuestros tiempos es el retrete. Y aunque su uso debería limitarse a un poco más de un par de minutos por sesión, lo cierto es que la mayoría de las personas pasa más tiempo sentado allí del que debería.

Ya los especialistas han recomendado reducir el tiempo sobre el retrete. Nada de revistas, ni teléfonos inteligentes, ni revistas con crucigramas. No se trata de una silla cómoda en la cual sentarse a revisar las redes sociales, sino de un lugar para evacuar, y el tiempo que pasa la zona suspendida puede aumentar el riesgo de sufrir hemorroides.

Pero además de la salud, el tiempo que se pierde en una actividad que no debería durar más de 10 minutos en condiciones normales, el cual puede aprovecharse en otras cosas pendientes. De hecho, esto ha sido motivo de preocupación en los trabajos.

Precisamente pensando en ello, un diseñador, Mahabir Gill, ha presentado una solicitud de patente en Reino Unido para un modelo de inodoro llamado Standard Toilet que, en lugar de responder a las solicitudes de comodidad típicas de la innovación, cuenta con un asiento inclinado intencionalmente 13 grados para que sea lo suficientemente incómodo para reducir el tiempo sentado sobre él.

Un asiento inclinado

Según indica Gill, el ángulo óptimo de comodidad se sitúa alrededor de los 11 grados, siendo este muy propicio para pasar más de 15 minutos sentado. Sin embargo, el asiento de su diseño tiene una inclinación de 13 grados, garantizando que una persona pase solo de “cinco a siete” minutos.

“Los asientos de inodoro actuales tienen una superficie de asiento horizontal. Esto permite al usuario sentarse relativamente cómodamente y como resultado, un usuario podría pasar más tiempo del necesario sentado sin molestias a corto plazo. En general, no es deseable sentarse en el inodoro durante más tiempo del necesario”.

El baño y los teléfonos móviles

Gill comentó a la BBC que esta idea se le ocurrió durante un viaje por carretera, en cuyo trayecto tuvo que ir al baño y encontró una cola enorme de personas. “Me preguntaba qué hacía la gente allí. Algunos salían con sus teléfonos móviles”, dijo.

Y bien sabemos que los teléfonos inteligentes son parte de nuestra vida y rara vez los abandonamos. ¿Pero llevarlo al baño es realmente tan necesario? Dado que su uso en ese momento aumenta el tiempo que se pasa sentado sobre el retrete, lo cual tiene beneficios médicos y también a nivel laboral.

Beneficios a nivel laboral

Tal como indican en los creadores del Standard Toilet, este diseño inclinado podría ahorrar a las empresas miles de millones en horas desperdiciadas.

Pero su presentación para cumplir dicho objetivo ha generado polémica en las redes sociales. Una de las más resaltantes es el hecho de que este pueda ser utilizado por personas que sufran algún tipo de problema de espalda, o afecciones intestinales como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn.

Ante ello, Raymond Martin, el director gerente de la Asociación Británica de Aseos, trató de defender el diseño del retrete, describiendo la reacción del público en las redes sociales como “un poco instintiva”.

Algunos usuarios han publicado comentarios jocosos en Twitter, diciendo que se las arreglarán colocando una almohadilla encima de la taza para que el asiento quede más cómodo. Otro bromeó diciendo que se sentaría al revés.

Sin embargo, a otros no les ha parecido nada gracioso, e incluso lo consideran como una estrategia del capitalismo para limitar a los trabajadores para que sigan generando más y más a las empresas.

“Si es real, creo que es una representación perfecta del menosprecio que el capitalismo tiene por los trabajadores y por los seres humanos”, dijo a la BBC Hilary Gardiner, una usuaria de Twitter identificada como @plume__.

Pero lejos de esto, llama la atención que otro usuario de la red recalcara que en realidad no se trata de un diseño tan novedoso. Ya en el pasado, hace unos 108 años, la firma de accesorios de baño Twyfords presentó un modelo de retrete inclinado, aunque este no fue aceptado en su momento.

Referencia:

El polémico inodoro inclinado diseñado para ser incómodo y aumentar la productividad de los trabajadores. https://www.bbc.com/mundo/noticias-50843098?ocid=socialflow_facebook