Los fabricantes de chips continúan apostando por el desarrollo de herramientas de software basadas en inteligencia artificial, si bien, se caracterizan por la fabricación de hardware, Nvidia e Intel también apuestan por plataformas de aprendizaje automático. En el marco del GTC China, Nvidia presentó Orin, un Soc diseñado para coches autónomos y Tensor RT en su versión 7, una plataforma de aprendizaje profundo para tarjetas gráficas.

Durante el evento tecnológico, la firma Nvidia hizo varios anuncios, donde no solo reveló detalles de su acuerdo con Didi Chuxing y una serie de soluciones inteligentes dedicadas a coches autónomos y plataformas de aprendiza automático, entre sus principales anuncios está Tensor RT7, la plataforma de deep learning (aprendizaje automático).

Compilador de aprendizaje profundo y conversaciones por IA

Tensor RT 7 llega con mejoras para fortalecer el aprendizaje profundo y las conversaciones inteligentes en los dispositivos, la implementación de este modelo de inferencia de aprendizaje automático, permitirá que el hardware de Nvidia sea capaz de procesar hasta operaciones de procesamiento de lenguaje natural.

Recordemos que la versión anterior de Tensor RT se utilizó en BERT, el algoritmo de procesamiento de lenguaje natural utilizado en el buscador de Google. Nvidia asegura que esta nueva versión presenta mejoras a nivel de latencia, acelerar redes neuronales recurrentes.

Intel y Habana Labs

Intel, el otro de los reconocidos fabricantes de componentes de hardware que también está apostando por la inteligencia artificial e invierte en herramientas de software, adquirió las acciones de Habana Labs, una compañía un día antes de la noticia de Nvidia una startup encargada de desarrollar chips de IA en Israel.

Navin Shenoy, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Plataformas de Datos de Intel,dijo en un comunicado oficial que “esta adquisición avanza en nuestra estrategia de inteligencia artificial” y aclaró que “Habana potenciará nuestras ofertas de inteligencia artificial para el centro de datos con una familia de procesadores de entrenamiento de alto rendimiento y un entorno de programación basado en estándares para abordar las cargas de trabajo de inteligencia artificial en evolución”

La adquisición valorada en USD$ 2 millones, representa una de las más importantes de Intel, debido a que la startup cuenta con los procesadores Goya y Gaudí, el primero dedicado a tareas en centro de datos, mientras que el segundo cuenta con un motor matemático llamado GEMM, PCIe de cuarta generación, ocho núcleos de procesamiento sensorial, como puedes ver un chip dedicado al procesamiento de inteligencia artificial.