El Homo erectus, uno de los antepasados ​​directos de los humanos modernos, evolucionó en África hace aproximadamente 2 millones de años. Estos fabricantes de herramientas con cerebros relativamente grandes emigraron de África extendiéndose por Asia, llegando Java por puentes terrestres hace aproximadamente 1,6 millones de años. Más tarde, el nivel del mar aumentó, aislando a estos antiguos homínidos en una isla.

Hace unos 500.000 años Homo erectus esencialmente desapareció del planeta, con la excepción de los individuos que permanecieron en Java, en un lugar llamado Ngandong. Sin embargo, los científicos no han podido determinar la fecha de extinción de la especie en la isla, hasta ahora.

El yacimiento de Orce, el Silicon Valley de la antigüedad

Fechando restos fósiles

En un reciente estudio, un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Iowa, la Universidad Macquarie y el Instituto de Tecnología de Bandung, en Indonesia, fechó la última existencia de Homo erectus en Ngandong entre 108.000 y 117.000 años atrás.

Al emigrar de África, Homo erectus llegó a Java por puentes terrestres hace 1,6 millones de años. Más tarde, el nivel del mar aumentó, aislando a estos antiguos homínidos en una isla.

En la década de 1930, un equipo de exploradores holandeses excavó un sitio junto al río Solo de Java, cerca del pueblo de Ngandong, descubriendo un raro tesoro de fósiles: decenas de miles de huesos de animales, y 12 cráneos parciales y huesos de dos piernas identificados como Homo erectus.

Pero el equipo holandés no pudo fechar los restos fósiles con certeza. Esfuerzos posteriores tampoco lo lograron, a pesar de contar con métodos de datación más sofisticados. Esto se debe a que los especialistas requieren material de las mismas capas de sedimentos que los fósiles, y nadie sabía exactamente dónde tuvo lugar la excavación original.

Para establecer un registro preciso sobre la posible última presencia de Homo erectus en la Tierra, el investigador O. Frank Huffman, catedrático en el Departamento de Antropología de la Universidad de Texas en Austin y coautor del estudio, pasó 5 años examinando detenidamente las fotos y notas de los exploradores holandeses; incluso se reunió con sus nietos.

Nueva excavación

Con la información recopilada, Huffman junto a un equipo de colegas dedujeron que la excavación realizada en la década de 1930 estaba ubicada cerca de lo que ahora es un campo de caña de azúcar. En el 2008 y 2010, el equipo volvió a excavar el sitio, descubriendo 867 nuevos fósiles pertenecientes a ciervos, ganado salvaje y un animal extinto, parecido a un elefante, llamado stegodon.

En un reciente estudio, investigadores lograron establecer un registro preciso sobre la posible última presencia de Homo erectus en la Tierra.

Sobre la base de fotografías y documentos de la excavación original, establecieron que algunos de los fósiles de animales recientemente encontrados provenían del mismo lecho donde hace casi un siglo se encontraron los fósiles de H. erectus.

Cinco tipos de datación radiométrica aplicados a esos fósiles animales revelaron que fueron enterrados entre 117.000 y 108.000 años atrás.

Respecto a este resultado, el investigador Russell L. Ciochon, afiliado al Departamento de Antropología de la Universidad de Iowa y autor principal del estudio, comentó:

“Es dudoso que H. erectus haya vivido mucho más tiempo. Un clima más cálido y húmedo convirtió los bosques abiertos de Java en densas selvas tropicales hace unos 100.000 años, por lo que la especie habría luchado por sobrevivir en un paisaje tan transformado”.

Actualmente no hay evidencia de que los humanos modernos estuvieran en Java tan temprano, por lo que parece que las dos especies no se encontraron. Eso significa que no hay razón para pensar que los humanos tuvieron alguna participación en la extinción definitiva de Homo erectus.

Referencia: Last appearance of Homo erectus at Ngandong, Java, 117,000–108,000 years ago. Nature, 2019. https://doi.org/10.1038/s41586-019-1863-2

Más en TekCrispy