Ya es bien sabido que Ikea se trata simplemente de un estandarte en el mundo de los muebles para cualquier área del hogar. Sin embargo, con el avance de las capacidades de la tecnología, ahora en las casas se ha añadido un nuevo requerimiento para la mayoría de los elementos que las componen, que sean inteligentes.

Después de todo, cada vez más empresas de la tecnología empiezan a entrar en esta área al desarrollar equipos que propicien un ambiente al que llaman SmartHome u Hogar Inteligente. Ikea sabe que este se trata de un mercado prometedor y por ello ha decidido tomarse este desafío con la seriedad que se merece.

Un comienzo difícil

Más temprano en este 2019, la empresa ya había dado a conocer su intención de desarrollar equipos que permitieran crear el SmartHome de Ikea. De este modo, no solo los muebles pertenecerían a esta empresa, sino que también los elementos decorativos electrónicos que los complementan.

Sin embargo, sus primeros pasos no tuvieron tanto éxito. Su software inició con muchas fallas y las instrucciones de uso no eran claras. Por ello, a los usuarios se les hacía demasiado complejo e incómodo utilizarlo. Ahora, para el 2020 Ikea se prepara para un segundo round y ha preparado un par de sorpresas que ayudarán a mejorar la imagen inicial que se ha creado del grupo de equipos inteligentes de la compañía.

Llegan los ShortCuts

La primera de las novedades que trae la compañía se trata de un pequeño botón conocido como ShortCut (Atajo). Con él, las personas serán capaces de programas “escenas” desde la Home App de Ikea para que se realicen determinadas acciones al presionarlos.

En un hogar puede haber tantos de estos como el usuario desee y se espera que cada uno cueste unos 7 dólares aproximadamente. Las “escenas” de ShortCut se tratarán de una serie de acciones simultáneas asociadas a un evento particular (salir de casa, ir a dormir, ver televisión, etc.).

Se podrán programar los diferentes elementos del hogar para que cada uno ejecute una acción determinada. Por ejemplo, a la hora de dormir, este ShortCut puede enviar un comando a todas las luces, televisores y reproductores de la casa para que se apaguen. Asimismo, al despertar se puede contar con otro que inicie tu playlist de la mañana y que suba las persianas para que entre la luz solar.

El software recibe un necesario cambio

Por otro lado, una de las modificaciones más notorias por las que pasarán los equipos del SmartHome de Ikea es la modificación del funcionamiento de su software. En un inicio, Ikea desarrolló su app para que añadiera a los equipos inteligentes que detectara en el hogar a través del proxy y no por acción del usuario.

Se suponía que esto debía hacerles a estos la vida más fácil, sin embargo, hacían errores de lectura y bugs que hacían que esto se volviera mucho más confuso para los usuarios. Por ello, están trabajando en un nuevo sistema mucho más amigable a través del cual estos puedan añadir sus equipos nuevos de forma manual y asegurarse de que la app los reconozca.

Ikea aún no ha dado detalles específicos acerca de cómo funcionará todo, por lo que solo podemos saber que han vuelto su sistema más amigable. Para más datos sobre los pasos exactos a seguir para que esto se cumpla, aún tendremos que esperar hasta el 2020.

Las cosas claras

Un detalle que vale la pena mencionar es que también Ikea ha dedicado parte de su tiempo a mejorar las instrucciones de uso de sus equipos. Muchas veces estas generaron confusión en sus clientes por ser vagas e incluso erróneas.

Por ello, ahora la empresa las está renovando para hacerlas mucho más fáciles de seguir. Asimismo, está añadiendo animaciones que se reproducirán en las instrucciones de la app cuando estas sean consultadas. Todo como un intento de dejar las cosas más claras para sus futuros usuarios.

Escribir un comentario