Cuando la época decembrina llega, muchas personas optan por viajar para pasar momentos agradables con su familia. Por ello, muchas veces una buena parte de esta época la pasan en lugares nuevos o en hoteles.

Con un estilo de vida como el que llevamos actualmente, en el que gran parte de nuestro día a día se desarrolla en la web, es claro que no podemos pasar mucho tiempo alejados de la misma. Por ello, muchas personas tienden a aprovechar el WiFi gratuito que ofrecen muchos locales como un atractivo extra en su negocio.

Sin embargo, pocos están conscientes de los riesgos que esto les puede traer a largo plazo. Como una medida preventiva, el FBI se ha dedicado a informar a la población sobre los problemas que esto puede causar y, más importante aún, cómo evitarlos.

Si puedes, evita las redes WiFi públicas

La oficina del FBI en Portland ha comparado el uso de estas con una invitación abierta para que intrusos accedan a tus datos. Las redes WiFi pueden configurarse de forma que sean más o menos seguras.

En las propias o privadas nosotros tenemos una idea de estas protecciones y de qué tanto podemos hacer en ellas. Por otra parte, las gratuitas o públicas, este control no está. Por lo que, ellas podrían convertirse en la plataforma de acceso perfecto para los hackers.

Desde allí, podrían tener acceso a los datos, cuentas y contraseñas que manejes en la red insegura. Luego, pueden hacer uso de estas para los fines que prefieran. Todo, porque la red inicialmente no estaba protegida adecuadamente.

Todos los equipos están expuestos

Otro dato que ofrece el FBI cuando hablamos de seguridad digital va más hasta las casas de los usuarios. Advierte que, si estos cuentan con dispositivos inteligentes y IoT (internet of things) estos también podrían estar en riesgo de ser atacados.

Por esto, es vital asegurarse de que cada uno de ellos cuenta con las protecciones necesarias para que su señal no sea interceptada. Incluso, el FBI recomienda contar en casa con un WiFi específico para las visitas. De este modo, si alguna de ellas tiene un dispositivo vulnerable, este no les dará acceso a los atacantes a la red privada de la casa en la que se mueve toda la información privada de sus usuarios.

Las redes VPN son la solución

Para solventar esto, el FBI ha recomendado el uso de las redes conocidas como Virtual Private Network o VPN. Ellas tienen la capacidad de encriptar la información manejada por los dispositivos. De esta forma, incluso si se usan en redes públicas, los datos encriptados no permitirán que los atacantes conozcan su contenido real ni que sepan cuál es el verdadero origen del mismo.