Aunque antigua, la gripe sigue siendo motivo de preocupación y estudio en nuestra actualidad. Tanto así que incluso personajes reconocidos han invertido millones de dólares en financiar a organizaciones que se encargan de proporcionar vacunas gratuitas y de investigaciones para desarrollar una vacuna universal, como el cofundador de Google, Larry Page.

Ahora bien, todos hemos sufrido al menos un resfriado en nuestra vida, probablemente más de uno, hecho. También sabemos que existen muchas cepas del virus de la gripe, por lo que aunque estemos vacunados contra alguna de ellas, es probable que nos contagiemos de otra e igual nos resfriemos.

Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, las personas que ya han sido infectada con otro virus, tienen menos probabilidades de contraer gripe o un rinovirus, un tipo de virus que puede causar un resfriado común.

“Tradicionalmente, las personas han estudiado los virus de forma aislada, solo se estudia la gripe o el rinovirus, pero hemos demostrado aquí que también debemos estudiar estos virus juntos como si fuera un ecosistema”, declaró el doctor Pablo Murcia, del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow MRC, quien dirigió la investigación.

Interacciones inhibitorias entre la gripe y los rinovirus

Un equipo de investigadores Medical Research Council-University of Glasgow Center for Virus Research, en Reino Unido, analizó 44,230 casos de enfermedad respiratoria aguda en un total de 36,157 pacientes durante nueve años en el NHS Greater Glasgow y Clyde.

En su revisión identificaron 11 tipos de virus respiratorios. Entre los pacientes, el 35 por ciento dio positivo para un solo virus, de los cuales 8 por ciento estaban coinfectados con más de un tipo de virus.

Luego del análisis computarizado de la robusta colección de datos, los investigadores observaron una interacción peculiar entre los virus de la gripe A y los rinovirus. Había interacciones inhibitorias entre la gripe y los rinovirus parecían ocurrir tanto en personas individuales como a nivel poblacional.

Los pacientes con gripe A tenían aproximadamente 70 por ciento menos de probabilidades de estar infectados también con rinovirus en comparación con los pacientes infectados con otros tipos de virus de la gripe.

Reducción de casos de rinovirus

El doctor Sema Nickbakhsh, del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow MRC y primer autor del artículo, destaca que este tipo de interacciones inhibitorias han dado lugar a una disminución de los casos de infección por rinovirus, la cual es común en invierno, alrededor del tiempo en que aumenta también la actividad de la gripe.

Según el autor, puede haber algún tipo de competencia entre los virus respiratorios por recursos en el tracto respiratorio humano, razón por la cual parece dominar uno sobre otro en este análisis:

“De la misma manera que los leones y las hienas manchadas compiten por los recursos alimenticios en el Masai Mara, creemos que los virus respiratorios pueden estar compitiendo por los recursos en el tracto respiratorio. Hay varias posibilidades que estamos investigando, cómo estos virus están compitiendo por las células infectar en el cuerpo, o la respuesta inmune a un virus hace que sea más difícil que otro virus no relacionado infecte a la misma persona”.

Los investigadores quedaron fascinados por el hecho de que, en lugar de que la competencia entre diferentes cepas de la gripe generara una respuesta inmune superpuesta en el cuerpo, la interacción ocurra entre diferentes tipo de virus.

Ya en el pasado se había observado que las infecciones por resfriado común parecen ser menos frecuentes en la temporada de gripe y viceversa. Sin embargo, esta es la primera investigación que arroja evidencia sólida de estas interacciones inhibitorias entre ellos.

Referencia:

Virus–virus interactions impact the population dynamics of influenza and the common cold. https://www.pnas.org/content/early/2019/12/10/1911083116