Financial Times

Un estudio de la Universidad de Michigan, revela un nuevo sector que podría ser vulnerable a ataques cibernéticos, aunque para muchos resulte increíble. Se trata de un estudio de la teoría de la justicia penal dedicada a vehículos autónomos.

El auge de los vehículos autónomos, así como las aplicaciones que pueden conectarse con esto a través de un simple dispositivo móvil, representan una brecha de seguridad para el sector automotriz, poniendo una vez más en evidencia que mientras más conectados estamos a la red de redes más vulnerables somos.

FOTO: Audi AI: Trail Quattro, prototipo de coche autónomo 4×4 de Audi

¿Vehículos vulnerables?

Así lo han demostrado los investigadores de la Universidad de Michigan, quienes revelan los riesgos cibernéticos que enfrenta el sector automotriz actualmente. La investigación se publicó en el Journal of Crime and Justice, aplicó la Teoría de las actividades de rutina e implementó un marco de seguridad actual para mejorar la seguridad del vehículo.

Thomas Holt, profesor de justicia penal en MSU, explica en el estudio:

“La ciberseguridad automotriz es un área que no entendemos bien en las ciencias sociales. Si bien hay grupos de científicos e ingenieros informáticos que están investigando algunos de los problemas, los aspectos sociales son extremadamente relevantes y poco examinados”.

“A medida que la tecnología obtiene una mayor participación en el mercado, es fundamental adelantarse a la curva antes de que haya problemas que no podamos controlar”.

Tesla hackers-model-3-model-s-model-x-datos-sin-cifrarLos investigadores señalan que este tipo de vulnerabilidad, no solo permitirían ataques informáticos con robos de información del conductor que comparte la data en la nube, como sucedió en ocasiones con los vehículos de Tesla, sino también, los atacantes podrían alterar información del automóvil como “alterar sistemas de alerta que le dicen al conductor cuando la presión de los neumáticos es baja o que los sistemas sensoriales de los frenos de emergencia no se activan. Eso podría provocar la pérdida de vidas”, dijo el investigador.

Amazon determina que sus clientes tienden a comprar productos irrelevantes

“Es crítico pensar más allá de los umbrales y los retiros del mercado porque la seguridad cibernética no es un problema recuperable, sino que requiere actualizaciones constantes de parches del sistema, instalaciones y nuevos códigos escritos”, dijo Holt. “Esto es más complicado, pero debe ser un proceso de tutor activo”.

Actualmente, los sistemas autónomos de vehículos no cuentan con la protección adecuada a ataques cibernéticos como hackeos a través de una interrupción remota vía WiFi, por lo que los investigadores sugieren que es necesario acudir a herramientas similares a la de los smartphones para proteger nuestros sistemas de conducción de ataques.

No obstante, los científicos aclaran que faltará mucho para que todos coincidan en que la vulnerabilidad de los vehículos es real. Sin embargo, ya existen varias demostraciones de coches autónomos que han sido vulnerados.

El pasado 2018,un grupo de investigadores de la Universidad KU Leuven, en Bélgica, demostró que la seguridad informática del Tesla Model S, del fabricante Tesla Motors, no era confiable, puesto que un hacker podría clonar el llavero del coche y robarlo en apenas unos segundos.

Más en TekCrispy