La radioterapia craneal es un tratamiento utilizado frecuentemente para tratar a los pacientes cuyo cáncer se ha propagado al cerebro, y se aplica en el área total del mismo. Sin embargo, uno de los efectos secundarios que afecta la vida de los pacientes es el deterioro cognitivo.

Sin embargo, un equipo de investigadores se reunió para descubrir el por qué de ello. Sus hallazgos, publicados en la revista Scientific Reports, podrían servir de base y marcar el camino para nuevos tratamientos que permitan proteger al cerebro del año por la radiación.

Microglias, centinelas del cerebro

Las microglias son un tipo de células inmunitarias que funcionan como centinelas del cerebro, buscando y destriyendo infecciones y limpiando el tejido dañado luego de una lesión.

Las microglias interactúan con la neuronas en la sinapsis, el punto en el que se una neurona se conecta y se comunica con otra. Cuando ya no es necesario continuar con la conexión, se envían señales con forman de proteínas que indican a las microglias que es momento de destruir la sinapsis y, por consiguiente, el enlace neuronal.

Una respuesta inmune ante la radiación

El profesor Kerry O’Banion, de la Universidad de Rochester Del Instituto Monte de Neurociencia y autor principal del estudio, explica que el cerebro está constantemente en un proceso de reconexión en el que las células del sistema inmunitario juegan un papel crucial, tal como “jardinero, podando cuidadosamente las sinapsis que conectan las neuronas”.

“Cuando se exponen a la radiación, estas células se vuelven hiperactivas y destruyen los nodos en las células nerviosas que les permiten formar conexiones con sus vecinos”.

Cuando las células se exponen a la radiación, se desencadena una respuesta inmunitaria en el cerebro que corta las conexiones entre las células nerviosas, dando lugar al daño cognitivo después del tratamiento.

En sus experimentos, los investigadores expusieron a los ratones a una radiación equivalente a las dosis que los pacientes experimentan durante una radioterapia craneal, y observaron precisamente esto. Las microglias del cerebro se activaron y comenzaron a eliminar los puntos de sinapsis, impidiendo así que las células hicieron nuevas conexiones con otras neuronas.

Notaron que las microglias atacaban los nodos que forman un extremo de la unión sináptica, llamados espinas, sin embargo, había una tendencia a apuntar a las menos maduras. De ahi que los investigadores pensaran que este sería el punto clave para explicar las dificultades cognitivas que presentan muchos pacientes.

Ahora bien, aunque se han realizado avances en lo referente a la radioterapia craneal que permiten a los médicos apuntar mejor a los tumores y de esta forma reducir el impacto del tratamiento en todo el cerebro, el efecto sigue estando muy arraigado.

Sin embargo, los investigadores proponen dos nuevos enfoques. Cuando suprimieron el receptor CR3 en ratones, los animales no experimentaron pérdida sináptica luego de la radiación. Así pues el bloqueo de dicho receptor parece prometedor.

Aunque también se ha hablado de reducir la respuesta inmune del cerebro como resultado de la radiación mientras la persona está recibiendo la radioterapia craneal, para de esta forma evitar la hiperactividad de las células inmunes.

Referencia:

Cranial irradiation mediated spine loss is sex-specific and complement receptor-3 dependent in male mice. https://www.nature.com/articles/s41598-019-55366-6