Cuando pensamos en Alphabet, lo primero que nos llega a la mente es el nombre del reconocido buscador web, Google. Ello se trata de una reacción totalmente normal ya que, todos sabemos que este último estuvo primero en el mercado.

Sin embargo, ahora Google se encuentra supeditado a la supervisión y a las decisiones tomadas por Alphabet. En un principio, muchas personas dudaron de este enfoque y sintieron que podría terminar siendo perjudicial a largo plazo para Google y el resto de sus inversiones.

Google siempre buscó ser diferente

Por suerte, hasta la fecha, parece que la decisión tomada por los creadores de Google, Larry Page y Sergéi Brin, ha sido la correcta. Desde la llegada de Alphabet a la ecuación, las cotizaciones de Google en Wall Street solo han podido aumentar.

Pero, aún queda la duda de por qué, cuando todo iba bien para Google, sus fundadores decidieron tomar la arriesgada decisión de cambiar su modelo de negocios. En un comunicado escrito por Page en la página web de Alphabet, este se encarga de explicar un poco sus intenciones.

Lo que ambos estaban previendo en un futuro era la expansión de Google. Desde que iniciaron, nunca tuvieron el deseo de convertirse en una compañía más de Silicon Valley. Por ello, constantemente estuvieron haciendo nuevas inversiones bajo el nombre de Google en distintas áreas (ciencia, tecnología, salud, inteligencia artificial, etc…).

Lastimosamente, estas acciones, todas bajo el nombre de Google, podían comenzar a generar preocupaciones de que Google estuviera creando un monopolio. Para evitar este tipo de problemas, Alphabet nació y Google se convirtió en su principal filial. Luego, cada una de las pequeñas inversiones obtuvo independencia como una filial aparte de Alphabet con su propio CEO. De este modo, la empresa logró crear un ecosistema seguro y debidamente dividido para la tranquilidad no solo de los entes gubernamentales, sino también de los inversores y accionistas.

Las apuestas de Alphabet

Con este nuevo modelo, Alphabet ha logrado mantenerse a flote como una de las compañías más variadas y diferentes de todo Silicon Valley, desde su creación en el 2015. Queda claro que el buscador de Google sigue siendo la fuente de aire que llena los pulmones financieros de la empresa, al igual que otras filiales ya reconocidas como YouTube, Android y Google Maps, por nombrar algunas.

Sin embargo, estas se tratan de filiales ya consolidadas con un mercado bastante estable. Pero, como lo mencionamos más arriba, esta no se trata de la única apuesta que tiene Alphabet sobre la mesa. De hecho, también cuenta con otros emprendimientos más pequeños en los que invierte en búsqueda de innovación –y, quién sabe, tal vez, también un nuevo Google. Algunos de los más reconocidos entre estos últimos son:

X Development

Este, inicialmente, era conocido como Google X antes del nacimiento de Alphabet. Luego de que esta se instaurara y Google X se volviera un movimiento independiente del buscador, este recibió un nuevo nombre.

Sin embargo, básicamente esto fue lo único que cambió. Esta área de investigación sigue orientada hacia la robótica y el desarrollo de nuevas tecnologías experimentales.

Wing

Los drones se han vuelto en los últimos años unas de las herramientas más populares de la época. Ya sea para fines de entretenimiento, de vigilancia, investigación o incluso rescate, estos están siempre a la vanguardia.

Alphabet, vio en estos la posibilidad de llevar su uso a un evento tan cotidiano como ahora lo es la compra por internet. Con el servicio Wing, ya personas en Australia pueden realizas compras de diversos bienes digitalmente y esperar su llegada a través de uno de los drones de la empresa.

Calico

Otro de los ámbitos de interés de Google es la salud. Sin embargo, tienen como norte un tema muy específico, la longevidad y la evasión del envejecimiento. En Calico, los doctores y científicos que forman parte del equipo se enfocan en desarrollar medios experimentales para lograr los fines antes mencionados.

DeepMind

Por otra parte, la inteligencia artificial es otro punto que en la actualidad no debe ser ignorado. Por ello, en DeepMind este es un tema de todos los días. En fechas recientes, su equipo creo una IA conocida como AlphaGo que fue capaz de derrotar a uno de los campeones nacionales del juego japonés, Go.

Loon LLC

Cuando pensamos en internet y conectividad, muchas veces olvidamos que esta puede variar mucho dependiendo de la zona en la que nos encontremos. Para tratar de hacer el alcance de la misma un poco más equitativo, existe la iniciativa de Loon.

Esta implica usar globos aerostáticos como antenas repetidoras de señal para hacer que al menos el internet de baja gama pueda llegar a todas las zonas deseadas. A pesar de ser una buena idea, los globos se biodegradan en tan solo seis meses y los aviadores sienten preocupaciones con respecto a la trayectoria libre de los mismos.

Sidewalk Lbs

¿Qué película futurista no nos ha presentado la idea de una ciudad inteligente? Alphabet se ha tomado este proyecto en serio y hasta ha conseguido el permiso para que Sidewalks construya los primeros espacios inteligentes en una zona no habitada de Toronto.

Esto podría ser un primer paso para crear una ciudad pensante que nos ayude a mejorar nuestra calidad de vida. Sin embargo, por algunos contratiempos, el proyecto ha tenido que retrasarse, además de disminuir sus dimensiones iniciales.

Waymo

Hablando de elementos inteligentes, no podemos dejar de lado tampoco a los automóviles autónomos. Por ello, Alphabet también cuenta con la filial Waymo, dedicada al desarrollo de los mismos. Para estos momentos, ya cuenta con algunos modelos totalmente desarrollados que hacen sus pruebas en ciudades selectas de los Estados Unidos.

Adiós a los fundadores

Recientemente, este mismo año, los fundadores de Google y luego Alphabet dieron a conocer una noticia que podría cambiar el terreno de juego, tal como lo hizo la creación de esta última en el 2015. El CEO de Alphabet, Page, y el Presidente de la empresa, Brin, han anunciado que dejarán sus cargos.

Sundar Pichai, CEO de Google y Alphabet.

En su lugar, quedará el actual CEO de Google, SundarPichai, quien mantendrá su actual cargo y recibirá los dos nuevos. Tanto Page como Brin se mantendrán en la nómina de la empresa y tendrán un voto a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, no mantendrán más títulos directos que los relacionen con ninguna de sus empresas.

¿Y ahora qué?

Ahora que Brin y Page se han ido, queda una pregunta en el aire: ¿qué pasará con las apuestas de Alphabet? Si bien es cierto que la búsqueda de la innovación es una bandera que siempre ha llevado Google, también lo es que muchas de estas apuestas aún no han dado frutos.

Algunas incluso han generado pérdidas para la compañía que no han sido notadas debido al éxito de la filial principal, Google. Asimismo, la sumatoria de todas estas ganancias apenas se convierte en un 0,4% de las ganancias de Alphabet.

Con los apostadores Page y Brin fuera de la ecuación nos queda preguntarnos qué pasará ahora que Pichai está a la cabeza. Ambos fundadores han dicho que mantendrán una comunicación constante con el nuevo CEO, lo que podría ocasionar que este se decante por seguir apostando. Sin embargo, solo el tiempo dirá verdaderamente cuál es la dirección que este piensa tomar.