Durante años los científicos han sabido que debajo del glaciar Denman, uno de los más grandes en la Antártida Oriental, yace un canal, pero no tenían idea de cuán profundo era hasta que un equipo de investigadores de la Universidad de California en Irvine cartografió la región.

La iniciativa de cartografía, denominada Proyecto BedMachine Antártica, compiló un sofisticado mapa del continente helado, encontrando que la trinchera del glaciar Denman está a 3.500 metros (3,5 km) debajo del nivel del mar, lo que la convierte en el punto terrestre más profundo del planeta.

"AI for Change", el proyecto de Microsoft IA que salvará a pingüinos de la Antártida

Topografía del lecho antártico

Para poner en contexto, el terreno expuesto más profundo de la Tierra reconocido hasta ahora, localizado en el Valle del Rift de Jordania, en costas del Mar Muerto, está a 413 metros por debajo del nivel del mar.

El modelo puede estimar el volumen y la forma del valle sepultado bajo el hielo y ofrece una imagen precisa de la profundidad y aspereza del suelo oculto.

Si bien la Fosa de las Marianas en el Océano Pacífico occidental sigue siendo el punto más profundo del mundo con 11 kilómetros de profundidad, geológicamente hablando no forma parte de la corteza terrestre sino de la corteza oceánica.

El objetivo del proyecto BedMachine Antártica es crear un mapa de roca madre preciso del continente, esencial para comprender mejor cómo fluyen las corrientes de hielo desde las tierras altas centrales hacia el mar que rodea la Antártida.

El nuevo producto de topografía del lecho antártico se construyó utilizando datos del espesor de hielo de 19 institutos de investigación diferentes que datan de 1967, los cuales abarcan alrededor de 1,5 millones de kilómetros de sondas de radar.

Además, los investigadores del proyecto utilizaron mediciones de batimetría de la plataforma de hielo de las campañas Operation IceBridge de la NASA, así como la velocidad del flujo de hielo y la información sísmica, donde estuvo disponible.

Mejor comprensión

Comparando el volumen de hielo que ingresa a un valle con el volumen que sale, el modelo puede estimar el volumen y la forma del valle sepultado bajo el hielo, y ofrece una imagen precisa de la profundidad y aspereza del suelo oculto.

Además de identificar el punto continental más profundo del planeta, el nuevo mapa reveló características previamente desconocidas de la tierra escondida debajo del hielo.

Esta metodología se ha empleado con éxito en Groenlandia en los últimos años, transformando la comprensión de los investigadores de la criosfera sobre la dinámica del hielo, la circulación oceánica y los mecanismos de retirada de los glaciares.

Además de identificar el punto continental más profundo del planeta, el nuevo mapa reveló características previamente desconocidas de la tierra escondida debajo del hielo, incluyendo pronunciadas crestas a través de los canales que alimentan la plataforma de hielo Ross, la más grande de la Antártida.

Nuestro escudo magnético temprano era más fuerte de lo asumido

Los canales, así como los fiordos, están formados por glaciares que tallan el lecho rocoso cuando se desplazan. En el transcurso de miles de años, este avance y retroceso glaciar puede dar forma a valles muy profundos. El canal Denman, por ejemplo, tiene cerca de 100 kilómetros de largo, casi 20 kilómetros de ancho y los ya referidos 3,5 kilómetros de profundidad.

Además de establecer un nuevo hito, los aportes del proyecto BedMachine podrían ayudar a los científicos climáticos a mejorar su comprensión sobre cómo responderá la Antártida al calentamiento climático en el futuro.

Referencia: Deep glacial troughs and stabilizing ridges unveiled beneath the margins of the Antarctic ice sheet. Nature Geoscience, 2019. https://doi.org/10.1038/s41561-019-0510-8

Más en TekCrispy