Desde su llegada al mundo en el 2009, WhatsApp ha recorrido un camino largo para convertirse en la mega plataforma de mensajería instantánea que conocemos hoy en día. A pesar de que su esencia de cercanía e inmediatez se mantiene, la verdad es que ha sufrido muchos cambios a lo largo de su viaje.

Incluso, en la actualidad se mantiene únicamente bajo la tutela del gigante Facebook, ya que sus creadores originales –Jan Koum y Brian Acton– salieron de la ecuación por variados motivos. La salida de estos dos causó algunos cambios en las políticas de manejo de la información de WhatsApp.

Sin embargo, aún estos no han empezado a ser tan notorios. Por otro lado, un detalle que sí se ha destacado ha sido el nuevo anuncio de la próxima actualización de WhatsApp. En él, han dejado claro que varios equipos antiguos y softwares desactualizados dejarán de ser compatibles con el servicio de la app de mensajería.

Una cuestión de capacidad

Esto ha generado mucho descontento en la población. Sin embargo, WhatsApp ha defendido su posición al explicar que sus acciones son una respuesta a las nuevas necesidades de la app.

Como lo hemos mencionado, la aplicación ha tenido la oportunidad de mutar a lo largo de los años. Por ello, se le han ido añadiendo nuevas funciones que, en muchas oportunidades, funcionan con novedosos avances tecnológicos.

Motivo por el cual, versiones antiguas –que claramente no disponen de estas herramientas– se quedan cortas a la hora de soportar todas las funciones que tiene WhatsApp. Para evitar que esto siga pasando, la respuesta de la app ha sido simple. Básicamente, retirará la cobertura del servicio a todos aquellos dispositivos o sistemas operativos que no cuenten con la capacidad de soportar todas sus funciones.

¿Quiénes serán los afectados?

Según lo comentado por la propia empresa, los sistemas operativos que serán excluidos de la cobertura de WhatsApp serán algunos de los más antiguos del mercado. Por ejemplo en el caso de Android, quedará sin cobertura su versión Gingerbread y todas las que la precedieran.

Asimismo, el iOS 8 pronto también dejará de ser soportado por WhatsApp. En pocas palabras, solo las versiones superiores a estas dos entregas podrán contar con el servicio.

Ahora, en cuanto a dispositivos, WhatsApp ha aclarado que las medidas solo abarcarán teléfonos extremadamente viejos. Algunos ejemplos de ello serían el Samsung Galaxy S y el iPhone 4. Un par de equipos que, por su propia edad en muchos casos ya podrían haber quedado obsoletos.

¿Qué piensa el mundo?

Como lo mencionamos antes, las acciones que WhatsApp piensa tomar no han dejado muy felices a las personas. De hecho, muchas de ellas han aprovechado las redes sociales para expresar su descontento e indignación con las acciones de la app.

Expresan que lo que piensan hacer será un perjuicio para muchos usuarios. No obstante, la compañía se defiende apelando a los reportes de uso de Apple y Google respectivamente. En ambos, queda claro que los sistemas operativos antes mencionados, son usados por una fracción muy pequeña de la población. Siendo en Google la de usuarios de Android Gingerbread tan solo de 0,03%.

Por lo que, la empresa alega que el grueso de los usuarios ya han realizado la mudanza a sistemas operativos más nuevos. Lo que trae como consecuencia que sus acciones en realidad no afecten a un sector tan grande de la población de usuarios.

¿Hay posibilidad de burlar esta regla?

No. Por lo que parece, la actualización de WhatsApp también se dará desde el servidor. Debido a lo cual, los trucos que habitualmente se realizan no tendrán efecto.

Por ejemplo, la instalación del APK no podrá hacer ninguna diferencia pues las características API igual pedirán como mínimo capacidades superiores a Android 2.3.7 o iOS 8.

¿Cómo funcionan las cosas ahora?

Por los momentos, las personas con estos sistemas operativos o con estos equipos antiguos podrán aún disfrutar del servicio. Pero, ello solo durará hasta febrero del 2020, ya que es cuando llegará la nueva actualización.

Lo que sí ha comenzado a cambiar WhatsApp desde ahora son sus políticas de admisión. En pocas palabras, no permitirá crear nuevas cuentas ni validar datos de equipos o softwares que ya no vayan a ser soportados por la plataforma.