Las cosas de gran tamaño no necesariamente son magníficas. El descubrimiento de microorganismos como los osos de agua (tardígrados) nos ha demostrado eso. Una excepción es nuestro sol, por ejemplo, que aunque pocos lo sepan, en algún momento fue una estrella joven y más pequeña.

Aquí en la Tierra las cosas solemos verlas de esa manera: para que algo sea grande, es probable que en algún momento fuera pequeño, por nuestra concepción espacio tiempo. No nos parecemos en nada a los extraterrestre de la película Arrival.

Pero cuando hablamos de animales de gran tamaño en su adultez, nos imaginamos también bebés un poco más grandes de lo normal. Pero no pasa así con los osos pandas gigantes, que al nacer son una criatura diminuta que pesa alrededor de 100 gramos, rosada, ciega y totalmente indefensa.

Descubrimientos sobre la hepatitis C en lactantes mejorarán tratamientos futuros contra la enfermedad

Siendo sus madres 900 veces más grandes que ellos, no es de extrañar que esta diferencia abismal de tamaño, observada solo en otros dos animales, equidnas y canguros, haya inquietado a los investigadores durante años.

Sin embargo, un equipo de profesionales de la Universidad de Duke decidió explorar el caso particular de los pandas estudiando los huesos de 10 especies de osos y otros animales, y al parecer las teorías que intentan explicar estas diferencias no son muy acertadas. Sus hallazgos se publicaron en la revista Journal of Anatomy.

Estudiando los huesos de pandas y otros animales bebés

Como es de esperar, es difícil encontrar esqueletos de pandas bebé. Sin embargo, los investigadores encontraron algunos restos conservados en el Zoológico Nacional Smithsonian en Washington, DC.

En la década de 1980, una pareja de pandas que residía allí, Ling-Ling y Hsing-Hsing, tuvo cinco cachorros que no pudieron sobrevivir mucho tiempo después de su nacimiento, por lo que fueron los candidatos perfectos para este estudio.

Los investigadores tomaron micro-tomografías computarizadas de dos de esos cachorros, así como de grizzlies recién nacidos, osos perezosos, osos polares, perros, un zorro y otros animales estrechamente relacionados con ellos que se hallaban en el Museo Nacional Smithsoniano de Historia Natural y el Colegio de Medicina Veterinaria del Estado de Carolina del Norte. A partir de estos, crearon modelos digitales en 3-D del interior óseo de cada uno de los bebés al momento de nacer.

Un recién nacido en Canadá pudo haber contraído coronavirus en el útero de su madre

Los bebés de los osos suelen ser muy pequeños

Los bebés pandas nacen de color rosado, ciegos y prácticamente incapaces de moverse.

Peishu Li, una estudiante que participó en la investigación, asegura que todos los osos tienen bebé desproporcionadamente pequeños, aunque el panda es un ejemplo extremo de esto. Cuando nace un oso polar, por ejemplo, la proporción es de 1:400 respecto a su madre, o menos de la mitad del uno por ciento de su masa corporal, por ejemplo.

Pero para la gran mayoría de los mamíferos bebés, incluyendo a los humanos, la proporción promedio del beso del bebé y la madre es más cercana 1:26, notablemente inferior a la de los osos.

El embarazo de los osos coincide con la hibernación invernal

panda on log
Al coincidir el embarazo con la hibernación de los animales, la nutrición del feto queda a merced de las grasas almacenadas en el cuerpo de su madre, pero los pandas no hibernan.

Para intentar explicar el bajo peso de los osos al nacer, se había planteado una teoría hace algunas décadas que relacionaba la coincidencia de embarazo con la hibernación durante el invierno.

Como bien sabemos, los animales no comen ni beben nada durante ese tiempo, y lo mismo ocurre con las hembras embarazadas, que quedan dependiendo de sus reservas de grasa previamente obtenidas para sobrevivir. Pero dependiendo de cómo fluyan las cosas, estas también podrían descomponer sus músculos para garantizar proteínas al feto.

Proximidad residencial al desarrollo de petróleo vinculado al bajo peso al nacer

Se trata de una idea bastante convincente. Dada la necesidad de hibernar, las hembras solo pueden alimentar a sus bebés de esta forma hasta antes de que la descomposición de sus tejidos inicie y afecte su salud.

En un embarazo muy largo, ese momento definitivamente llegaría. Por ello, los osos deberían acortar su embarazo y dar a luz bebés más pequeños y prematuros para que su desarrollo y crecimiento ocurra fuera del útero, alimentándose de la leche rica en grasa de su madre. El problema con la teoría es que no todos los osos hibernan, y este precisamente es el caso de los pandas.

Los huesos de los osos que hibernan no son diferentes de especies que no hibernan

Dentro del útero, los huesos y dientes del animal van desarrollándose y creciendo con el cuerpo. En su experimento, los investigadores prestaron especial atención al grado de formación del esqueleto de los animales al momento de nacer, sobre todo si los dientes habían comenzado a calcificarse o erupcionar, así como el grado de fusión entre las placas óseas que forman el cráneo.

panda eating bamboo
Los investigadores han pensado que la razón del tamaño tan pequeño al nacer podría ser la dieta del bambú, pero no hay suficientes datos que lo corroboren.

Sin embargo, la teoría planteada anteriormente no parece ser muy cierta. Los investigadores no encontraron diferencias significativas en el crecimiento óseo entre los ojos que hibernaban y los que permanecen activos durante todo el año y no ayunan durante el embarazo.

La mayoría de los esqueletos de osos son tan maduros como sus primos animales cercanos al momento de nacer, según los modelos 3-D creados. Un bebé panda nacido a término es bastante similar a un cachorro beagle prematuro. “Eso sería como un feto humano de 28 semanas” al comienzo del tercer trimestre, dijo la bióloga y autora  Kathleen Smith. De modo que lo que se sabe hasta ahora es que los pandas son una bonita excepción.

Los investigadores también han pensado que la razón de ello es la dieta basada en bambú de los pandas, sin embargo, no hay suficientes datos como para afirmarlo. Tal parece que la explicación concreta sobre la diferencia de tamaño de los pandas bebés y sus madres aún no ha llegado, pero las investigaciones sobre el tema continúan.

Referencia:

Comparative skeletal anatomy of neonatal ursids and the extreme altriciality of the giant panda. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/joa.13127

Más en TekCrispy