La detección temprana del cáncer puede mejorar el pronóstico de los pacientes, sin embargo, esto no siempre ocurre así. El cáncer es relativamente silencioso, y a veces los lugares en los que se ubica impiden su detección a tiempo.

Por ejemplo, los que se desarrollan en la parte posterior de la boca y la parte superior de la garganta no suelen diagnosticarse sino hasta que ya han avanzado precisamente porque su ubicación hace que difícil de notar en los exámenes clínicos rutinarios.

Sin embargo, los médicos y científicos siguen indagando en nuevas formas que cambien esta situación. Tal es el caso de una nueva técnica no invasiva que puede detectar el virus de papiloma humana 16 (VPH-16), la cepa patógena asociada al cáncer de orofaringe, en muestras de saliva presentada en una investigación publicada en la revista The Journal of Molecular Diagnostics.

Combinando tecnología acústica y microfluídica

Se trata de una nueva técnica denominada acoustofluidics, basada en tecnología avanzada que involucra la acústica y microfluídica, la cual es capaz de detectar el VPH-16 y, por consiguiente, de detectar el cáncer de boca y garganta de manera más temprana.

El método implica el uso de un pequeño chip acústico diseñado especialmente para aislar los exosomas salivales elminando las partículas no deseadas según su tamaño. De esta forma, las muestras se limpian y quedan concentradas en exosomas, lo cual facilita la detección de biomarcadores específicos de tumores.

Los exosomas son pequeñas microvesículas que se originan en el interior de las células y que se secretan en los fluidos corporales, como la saliva. Los investigadores creen que estas intervienen en la comunicación intercelular, y el incremento de estas poblaciones se asocia con varios tipos de cánceres.

Acoustofluidics, un método que deteta VPH-16 en saliva

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke y la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, analizaron muestras de saliva tomadas de 10 pacientes diagnosticados con VPH-16 y cáncer de orofaringe por medios tradicionales y descubrieron que el nuevo método logró identificar el ADN del biomarcador tumoral VPH-16 en el 80 por ciento de los casos si se combinaba con PCR de dígitos de gota.

Tony Jun Huang, del Departamento de Ingeniería Mecánica y Ciencia de los Materiales de Duke University, en Estados Unidos, explica  que este método aisla los exosomas de la saliva de manera automática y rápida, con menos de cinco minutos de procesamiento. Esto contrasta con otras tecnologías de referencia, que pueden tomarse aproximadamente ocho horas.

El acoustofluidics funciona independientemente de los cambios de viscosidad de la saliva y los métodos de recolección de la misma, por lo que es ideal para uso en entornos clínicos. Pero además, es adecuado para la monitorización repetida y continua de la progresión y el tratamiento del tumor y tiene un costo relativamente bajo. Los investigadores también resaltan que esta tecnología se puede utilizar también para analizar otros biofluidos como la sangre, la orina y el plasma.

“Con estas características, la tecnología acústica de fluidos tiene el potencial de superar significativamente los estándares actuales de la industria, abordar las necesidades no satisfechas en el campo, ayudar a acelerar la investigación biomédica relacionada con el exosoma y ayudar en el descubrimiento de nuevos biomarcadores exosómicos”.

Los resultados hablan por sí solos. Durante las pruebas los estudios, el método detectó el cáncer de orofaringe en saliva entera en el 40 por ciento de los pacientes evaluados y en el 80 por ciento de los pacientes confirmados.

Ante ellos, el investigador David TW Wong, del Centro de Investigación de Oncología Oral, Cabeza y Cuello de la Escuela de Odontología de la Universidad de California asegura que esta “biopsia líquida de exosoma de saliva es un enfoque eficaz de detección temprana y evaluación de riesgos para el cáncer orofaríngeo”.

“La técnica de separación acústica de fluidos proporciona un método rápido, biocompatible, de alto rendimiento, de alta pureza y sin etiquetas para el aislamiento de exosomas de la saliva”.

El cáncer de orofaringe tiene una incidencia de aproximadamente 115,000 casos cada año en todo el mundo, y tristemente se está convirtiendo en uno de los más frecuentes en los países occidentales a causa de la propagación del VPH. El desarrollo de métodos eficientes de detección es crucial para el inicio del tratamiento a tiempo.

Referencia:

Acoustofluidic Salivary Exosome Isolation. A Liquid Biopsy Compatible Approach for Human Papillomavirus–Associated Oropharyngeal Cancer Detection. https://jmd.amjpathol.org/article/S1525-1578(19)30395-2/fulltext