En un artículo previo hablamos sobre las benzodiacepinas, un tipo de medicamento ansiolítico, o contra la ansiedad, que actúa aumentando la actividad de los receptores de ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el cerebro, un neurotransmisor que favorece la comunicación entre las neuronas.

El problema es que estos medicamentos son altamente adictivos, por lo que los terapeutas lo dejan como última opción de tratamiento para sus pacientes. Su consumo no solo puede generar dependencia, sino también una necesidad de aumentar cada vez más las dosis, aumentando el riesgo de caídas y de fallas respiratorias en combinación con otras sustancias como el alcohol.

Pero a pesar de ello, una nueva investigación publicada en la revista Clinical Toxicology revela que la cantidad de adolescentes que toman sobredosis de benzodiacepinas ha aumentado dramáticamente en la última década.

Este sistema de rastreo puede ayudar a combatir la crisis de opioides

Los adolescentes abusan de los ansiolíticos

Un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers extrajo del Sistema Nacional de Datos de Envenenamiento datos de 296,838 casos de exposición a benzodiacepinas que involucraron a niños menores de 18 años.

Encontraron que a pesar de que la tasa de exposición de niños menores de seis años al medicamento se redujo, la tasa de adolescentes se incremento de 17.7 exposiciones por cada 100,000 niños que se registró en el año 2000 a 27.3 exposiciones por 100,000 niños para 2015. Esto representa un aumento de 54 por ciento en 15 años.

El análisis también reveló un aumento en el abuso intencional del consumo de benzodiacepinas, pues casi la mitad de todas las exposiciones reportadas en 2015 fueron documentadas como tal, además de mal uso o como un recurso para intento de suicidio.

Diane Calello, directora ejecutiva y médica del Centro de Control de Envenenamiento de Nueva Jersey, explica que la sobredosis de benzodiazepinas no es mortal por sí sola. Pero como ya mencionamos, la combinación con otras sustancias sí puede tener efectos perjudiciales que podrían desencadenar la muerte.

“Si bien la sobredosis de benzodiazepinas por sí sola no es potencialmente mortal, los hallazgos de este estudio muestran un aumento en los adolescentes que toman una o más sustancias adicionales, lo que aumenta la gravedad de los efectos, incluida la muerte o los síntomas potencialmente mortales que pueden afectar la salud futura”.

Un aumento en la tasa de recetas de benzos

Lo más preocupantes es el hecho de que los altos niveles de ansiedad están desencadenando soluciones peligrosas que pueden derivar en problemas más graves entre los más jóvenes.

Segun Callelo, cada año aproximadamente 70,000 niños reciben atención en un departamento de emergencias por una sobredosis de medicamentos, y casi 112 por ciento de estas consultas requieren hospitalización.

¿Pero es realmente la ansiedad lo que está propiciando este amplio consumo de medicamentos que generan adicción? La autora cree que uno de los problemas es la amplia disponibilidad de este tipo de estos medicamentos recetados, que son causa de intoxicaciones tanto en adultos como en niños.

Estos resultados reflejan también un poco de negligencia médica, pues la tasa de consumo va de la mano con un aumento de la tasa de recetas de benzodiacepinas que se han reportado en Estados Undios durante la última década. Por lo que este estudio debe servir como un llamado a conciencia hacia los proveedores de atención médica a la hora de recetar este tipo de medicamentos.

Referencia

Child and adolescent benzodiazepine exposure and overdose in the United States: 16 years of poison center data. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/15563650.2019.1674321?journalCode=ictx20

Más en TekCrispy