Un reporte reciente publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) revela que la tasa de suicidios entre personas de 10 a 24 años de edad se incrementó un 56 por ciento entre 2007 y 2017. Pero además, National Health Care for the Homeless Council ha reportado que más de la mitad de las personas sin hogar han tenido pensamientos suicidas o han intentado suicidarse.

Dichas cifras son realmente preocupantes, por lo que se han puesto esfuerzos en buscar formas de detectar factores de riesgo y desarrollar estrategias que permitan reducir la tasa de suicidios entre jóvenes.

Una de ellas fue desarrollada por Phebe Vayanos, profesora asistente de Ingeniería Industrial y de Sistemas y Ciencias de la Computación en la Escuela de Ingeniería Viterbi de la Universidad del Sur de California (USC), quien estuvo investigando la utilidad de la inteligencia artificial en la reducción del riesgo de suicidio.

Este generador de texto de OpenAI puede difundir fake news usando inteligencia artificial

Guardianes humanos para jóvenes vulnerables

Los investigadores están interesados en identificar guardianes humanos, personas capaces de brindar ayuda a otras con ideas suicidas.

Vayanos, quien también es directora asociada del Centro de Inteligencia Artificial en la Sociedad (CAIS) de la USC, ha trabajado junto con sus colegas en el diseño de un algoritmo capaz de identificar a la persona más apta entre un grupo social real para ser entrenado como “guardián” y que sea capaz de identificar señales de ideas de suicidio y actuar.

“En esta investigación, queríamos encontrar formas de mitigar la ideación suicida y la muerte entre los jóvenes. Nuestra idea era aprovechar la información de la red social de la vida real para construir una red de apoyo de individuos estratégicamente posicionados que puedan ‘vigilar’ a sus amigos y recomendarlos para que los ayuden según sea necesario”.

Dada la alta tasa de suicidios en personas sin hogar, los investigadores analizaron la red de relaciones sociales de los jóvenes que viven sin hogar en Los Ángeles, donde 1 de cada 2 jóvenes sin hugar ha pensado en suicidarse.

Para Vayanos, la eficiencia del modelo se remite a su capacidad de extender los recursos limitados, es decir, los guardianes humanos. “Nuestro algoritmo puede mejorar la eficiencia de los entrenamientos de prevención del suicidio para esta población particularmente vulnerable”, dijo.

Identificar y entrenar guardianes en redes sociales reales

Según la autora, este algoritmo intenta planificar la participación de ciertas personas, denominadas guardianes humanos, considerando su posición en la red social y su capacitación para vigilar a los demás integrantes.

Usando la inteligencia artificial en este ámbito, los investigadores también pueden proporcionar información a los formuladores de políticas encargados de las decisiones de financiación de iniciativas orientadas a la prevención del suicidio.

“Compartiendo con ellos la cantidad mínima de personas que necesitan recibir la capacitación de guardianes para garantizar que todos los jóvenes tengan al menos una amigo entrenado que puede cuidarlos”, dijo Vayanos.

Se trata de un trabajo de vital importancia en un contexto en el que la idea de suicidio se encuentra más extendida entre los jóvenes, y particularmente entre aquellos sin hogar. El artículo será presentado en la trigésima tercera conferencia sobre sistemas de procesamiento de información neuronal (NeurIPS).

Referencia:

Can artificial intelligence help prevent suicides? https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-12/uosc-cai121119.php

Más en TekCrispy