Los efectos perjudiciales de la privación crónica del sueño son bien conocidos, pero los resultados de una reciente investigación sugieren que dormir demasiado también puede resultar problemático.

De acuerdo a un estudio de cohorte prospectivo realizado por científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, en China, dormir y tomar largas siestas diurnas se asoció con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

Más de un tercio de los trabajadores en EE.UU. no duermen lo suficiente

Factores incidentes

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación realizó un seguimiento a 31.750 personas (edad promedio: 62 años) durante 6 años, quienes no presentaban antecedentes de derrames cerebrales o problemas cardíacos. El estudio fue controlado por hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo, reconocidos factores de derrame cerebral.

Al parecer, el problema no tiene que ver con el sueño en sí, sino con el estilo de vida sedentario y mayores niveles de colesterol.

El análisis de los datos reveló que las personas que duermen más de 9 horas por noche presentaron un riesgo 23 por ciento más alto de sufrir un accidente cerebrovascular, en comparación a aquellas que dormían alrededor de 7 u 8 horas. Para aquellos que durmieron más de 9 horas y además tomaron siestas diurnas de más de 90 minutos al día, el riesgo asociado aumentó al 85 por ciento.

La asociación entre la duración del sueño y el riesgo de accidente cerebrovascular se vuelve aún más pronunciada a medida que las personas envejecen o desarrollan afecciones como hipertensión, hiperlipidemia, diabetes y obesidad.

Para los investigadores esto era previsible, ya que estos factores de riesgo cardiovascular tradicionales pueden amplificar el efecto del sueño excesivo en la incidencia de accidente cerebrovascular.

Comportamiento sedentario

La mala calidad del sueño también se relacionó con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular. Los que informaron una calidad de sueño inferior tenían un 29 por ciento más de probabilidades de sufrir un derrame cerebral que los que dormían profundamente.

Los investigadores señalan que el sueño corto no parecía tener ninguna conexión con el accidente cerebrovascular.

Se sabe que la privación crónica del sueño tiene efectos perjudiciales, pero de acuerdo a una reciente investigación, dormir demasiado también puede resultar problemático.

Al parecer, el problema no tiene que ver con el sueño en sí, sino con el estilo de vida sedentario y mayores niveles de colesterol. Además de pasar más tiempo en la cama, dormir demasiado puede causar aún más cansancio y agotamiento, atrapando a las personas en un ciclo de comportamiento más sedentario. Adicionalmente, puede haber algunas comorbilidades o enfermedades subyacentes en juego.

Ser activo en el trabajo pero sedentario en casa aumenta el riesgo de obesidad

Al respecto, el doctor Xiaomin Zhang, catedrático en la Escuela de Medicina de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y autor principal del estudio, expresó:

“Los mecanismos subyacentes a la asociación de la duración prolongada del sueño y la siesta diurna con el accidente cerebrovascular incidente no se comprenden completamente”.

Si bien el diseño del estudio no puede establecer un efecto causal, y por lo tanto no se puede afirmar que el sueño y las siestas causen accidentes cerebrovasculares, ciertamente los autores evidenciaron que las personas que duermen en exceso tienden a tener más riesgo mayor de sufrir un derrame cerebral, lo que abre una vía de investigación que merece ser explorada.

Referencia: Sleep duration, midday napping, and sleep quality and incident stroke: The Dongfeng-Tongji cohort. Neurology, 2019. https://n.neurology.org/content/early/2019/12/11/WNL.0000000000008739

Más en TekCrispy