Una reciente investigación reveló que etiquetar los alimentos y las bebidas indicando la cantidad de ejercicio necesario para quemar las calorías aportadas por su consumo, es una forma efectiva de alentar a las personas a tomar decisiones dietéticas más saludables.

El enfoque sugerido podría ser una forma más efectiva de combatir los problemas de salud ampliamente asociados con el consumo de comida de mala calidad (comida chatarra), incluyendo la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

Facebook etiquetará a los medios controlados por el estado en la red social

Elecciones más saludables

La revisión de 14 ensayos controlados aleatorios y estudios experimentales realizada por investigadores de la Universidad de Loughborough, la Universidad de Birmingham y la Escuela de Medicina de Norwich, encontró que este tipo de etiquetado llevó a las personas a elegir significativamente menos calorías en comparación con el actual etiquetado comparativo.

Los autores señalan que mostrar la cantidad de actividad física necesaria para quemar las calorías puede alentar a las personas a tomar decisiones dietéticas más saludables.

El etiquetado de alimentos de actividad física equivalente a calorías (PACE, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo mostrar cuántos minutos de actividad física se necesitan para quemar las calorías de un alimento o bebida en particular. Por ejemplo, comer 230 calorías en una pequeña barra de chocolate requeriría aproximadamente 46 minutos de caminata o 23 minutos de carrera para quemar esas calorías.

El equipo de investigación calculó que si el etiquetado PACE se aplicara ampliamente podría reducir, en promedio, hasta 200 calorías por persona por día.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo examinó las bases de datos de investigación y otros recursos relevantes para estudios que compararon el etiquetado PACE con otros tipos de etiquetado de alimentos para determinar el impacto potencial en la selección, compra o consumo de alimentos y bebidas (excluido el alcohol).

Una iniciativa que vale la pena intentar

Los resultados mostraron que cuando el etiquetado PACE se mostraba en los alimentos y bebidas y en los menús los consumidores seleccionaban significativamente menos calorías, en promedio, alrededor de 65 menos por comida.

El enfoque sugerido podría ser una forma más efectiva de combatir los problemas de salud asociados con el consumo de comida chatarra.

Según los hallazgos de la revisión y el consumo promedio de tres comidas al día más dos refrigerios, los investigadores sugieren que el etiquetado PACE podría reducir aproximadamente 200 calorías de la ingesta diaria.

¿Puede la dieta occidental haber “descarrilado” nuestra evolución?

La industria alimentaria introdujo previamente el etiquetado nutricional para ayudar a los consumidores a tomar decisiones más informadas. Sin embargo, hay poca evidencia de que el sistema actual de etiquetado incida significativamente en las decisiones de consumo o de compra de alimentos.

Considerando la poca efectividad del etiquetado nutricional actual, los investigadores manifiestan que la sugerencia de mostrar la cantidad de actividad física necesaria para quemar las calorías puede ser una iniciativa de provecho que vale la pena intentar.

Referencia: Effects of physical activity calorie equivalent food labelling to reduce food selection and consumption: systematic review and meta-analysis of randomised controlled studies. Journal of Epidemiology and Community Health, 2019. http://dx.doi.org/10.1136/jech-2019-213216

Más en TekCrispy