A pesar de los numerosos estudios que se han llevado a cabo sobre el trastorno de espectro autista, realmente aún no está claro por qué aparece. El hecho es que es un tema de interés en nuestra actualidad, pero aun así no hay suficientes profesionales que puedan abordar las necesidades de los niños que lo presenten.

Una investigación publicada recientemente en la revista Psychiatric Services revela que la oferta de proveedores certificados de análisis de conducta aplicado, un método que permite aumentar los comportamientos positivos e interacciones sociales en los niños con autismo, es insuficiente para satisfacer la demanda en casi todos los estados de Estados Unidos.

Probabilidad genética de autismo se relaciona con mayores tasas de autolesiones y maltrato infantil

El análisis de conducta aplicado

El trastorno de espectro autista es cada vez más frecuente, lo cual ha generado una necesidad de profesionales especializados para abordar a los niños que lo presenten. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se estima que diez años atrás, uno de cada 125 niños era diagnosticado con el trastorno, y para 2014 las estadísticas mostraron que el diagnóstico era de uno de cada 59 niños.

El análisis conductual es un procedimiento en el que se aplican los principios de aprendizaje conductual para modificar los comportamientos humanos. Este es empleado en los niños con autismo para reducir los comportamientos problemáticos derivados del trastorno y aumentar las interacciones sociales y los comportamientos positivos en general.

Esta terapia es el resultado de más de 30 años de investigación científica, y según indican los investigadores, esta es más efectiva cuando se inicia durante los años de la primera infancia. Esta suele requerir entre 20 y 40 horas por semana.

Escasez de proveedores certificados

Para esta investigación, los autores consultaron los datos de 2018 de la Junta de Certificación de Analistas de Comportamiento. Entonces compararon el suministro per cápita de proveedores de análisis de conducta aplicado con una referencia establecida en función de las pautas de dicha junta.

En el proceso, descubrieron que la oferta per cápita de proveedores certificados de análisis conductual aplicado cayó por debajo del punto de referencia en 49 estados del país, encontrándose la oferta más alta en el noreste, que incluyó los sietes estados principales de los Estados Unidos. En cambio, en el Medio Oeste, ningún estado tenían más de un tercio del número mínimo de terapeutas necesarios para atender a los niños con autismo existentes.

Las personas con autismo tienen un cerebro más simétrico

A mayores ingresos familiares y educación pública, más terapeutas

Pero los investigadores también notaron que aquellos estados que presentaban mayor gasto en educación pública también tenían más proveedores de certificados de análisis de conducta aplicada per cápita que los estados con menor gasto.

De manera similar, aquellos estados en los que se registró un ingreso familiar medio más elevado también tenían más terapeutas especializados en el trastorno certificados per cápita.

Estos resultados dejan claro que es necesario aplicar nuevas políticas de fuerza laboral para aumentar la oferta de proveedores certificados para garantizar que la juventud autista tengan acceso a terapias eficientes para mejorar sus interacciones.

Referencia:

Supply of Certified Applied Behavior Analysts in the United States: Implications for Service Delivery for Children With Autism. https://ps.psychiatryonline.org/doi/10.1176/appi.ps.201900058

Más en TekCrispy