Hace poco, un estudio reveló una combinación de compuestos obtenidos a partir de alimentos como el maíz, por ejemplo, para la preparación de pegamentos menos nocivos que los usados comúnmente.

Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Alicante desarrolló compuestos naturales de alto valor añadido para la industria automovilística y de construcción, precisamente a partir de residuos agrícolas como cáscaras de limón, granada, brócoli y almendras.

La mejor parte es que el producto final, además de ser extraído de manera sostenible, ofrece propiedades innovadoras con efecto antimicrobiano, liberación de fragancias y nuevos colores e incluso efectos ópticos.

¿Los brokers de seguros son la mejor opción para obtener una póliza de auto?

Colores, olor y mejores propiedades mecánicas

Los residuos fueron cuidadosamente seleccionados por los investigadores para la extracción de los compuestos, de acuerdo a sus propiedades naturales. Gracias a ello, lograron obtener una amplia gama de colores diferentes a los colores sintéticos comunes a partir de restos de limón, brócoli y granada, por ejemplo.

María del Carmen Garrigós, Ph.D. en Ciencias Químicas y coordinadora del equipo de trabajo de la Universidad de Alicante, explicó que la obtención de los diferentes tonos se logra mediante la modificación del ph de una granada.

Y siguiendo con las recetas ancestrales, en el caso del limón, su aceite esencial proporciona propiedades antimicrobianas y buen aroma, lo cual le confiere cierto atractivo para algunas industrias.

Por su parte, la cáscara de almendras permite obtener una apariencia de madera, pero a pesar de ello, su incorporación mejora las propiedades mecánicas del material, una característica muy buscada en diferentes campos.

Una vez extraídos, los compuestos naturales se agregan a los carretes de filamento para la impresión en 3D de manijas de puertas de automóviles y paneles con propiedades estéticas mejoradas.

Procedimientos sostenibles

Y tal como indica Garrigós, estas sustancias revolucionarias para los lucrativos negocios de alquiler de automóviles, por ejemplo, en los que la propagación de microbios existe, aunque no es de tanta preocupación para muchos.

“Estas sustancias presentan una revolución para sectores como el de alquiler de coches ya que se pueden implementar en piezas expuestas a contaminación por microbios como manetas y salpicaderos. Además, desde un enfoque de economía circular, se han diseñado piezas más sostenibles que contribuyen a disminuir las grandes cantidades de desechos agrícolas que se generan cada día”.

Pero la mejor parte es que con su implementación se estarían promoviendo también procedimientos más amigables con el ambiente, que ayudarían incluso a reducir la densidad de desechos agrícolas.

Referencia:

Piezas de coches a partir de desechos agrícolas de limón, granada, brócoli y cáscara de almendra. http://ruvid.org/wordpress/?p=52208

Más en TekCrispy