Bajo la ideología de vivir la vida porque es un sola, porque es muy corta o porque no sabemos cuándo se acabará, muchas personas deciden atreverse a muchas cosas. Otras simplemente son más aguerridas por naturaleza y no necesitan refugiarse en esta idea. Sin embargo, también están aquellas que prefieren no hacer nada por miedo a que algo malo les ocurra, e incluso por miedo a cosas que podrían ser buenas para ellas.

De hecho, para una de cada tres personas, ciertas situaciones de la vida que no representan un peligro real pueden desencadenar un miedo incapacitante muy relacionado con la ansiedad y otros trastornos relacionados con el estrés.

Por el momento, los tratamientos para estas condiciones incluyen la terapia cognitiva conductual y antidepresivos, que resultan efectivos para aproximadamente la mitad de las personas afectadas. Sin embargo, millones siguen sin encontrar alivio a pesar de estos tratamientos.

De esta manera podrás saber si estás siendo atacado por un ransomware

Conscientes de ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Yale y Weill Cornell Medicine han sugerido una nueva técnica para combatir la ansiedad: una señal de seguridad que no esté relacionada a ningún evento adverso. Los detalles se publican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Señales no amenazantes para aplacar el miedo

Por lo general, cuando sabemos que hacer algo, un objeto o una persona puede hacernos mal, sentimos miedo y lo evitamos, o simplemente lo evitamos. Los investigadores consideraron ello para el experimento, en el que condicionaron a los sujetos de modo que una forma estuviera asociada a un resultado amenazante y una forma diferente con un resultado no amenazante. En los ratones, se usaron tonos en lugar de formas.

Pues bien, los investigadores presentaron la amenaza sola a los sujetos, y luego les mostraron tanto la forma amenazante como la no amenazante. Entonces notaron que al presentarles esta última, el miedo entre ellos se redujo en comparación con cuando vieron únicamente la amenaza.

Al observar las imágenes cerebrales tanto de los humanos como de los ratones, notaron que durante esta dinámica se activó una red neuronal diferente a la terapia de exposición. De modo que las señales de seguridad podrían ser eficaces para estos casos de ansiedad.

“La terapia basada en la exposición depende de la extinción del miedo, y aunque se forma una memoria de seguridad durante la terapia, siempre está compitiendo con la memoria de amenaza previa”, explicó Dylan Gee, profesor asistente de psicología en Yale y coautor. “Esta competencia hace que las terapias actuales estén sujetas a la recaída del miedo, pero nunca hay una memoria de amenaza asociada con las señales de seguridad”.

Esta técnica es diferente a la terapia conductual aplicada comúnmente, que consiste en hacer que los pacientes enfrenten la fuente de miedo hasta que se convenzan de que no hay razón para temerle. Pero como muchos sabrán, hay muchos casos en lo que esto no funciona.

“Tanto la terapia cognitiva conductual como los antidepresivos pueden ser altamente efectivos, pero una parte sustancial de la población no se beneficia lo suficiente, o los beneficios que experimentan no se mantienen a largo plazo”.

Paola Odriozola, coautora de la investigación, sugiere que una señal de seguridad podría estar en cosas simples como una pieza musical, una persona o incluso un elemento más gracioso como un animal de peluche que representa la ausencia de amenaza. Dicho esto, no queda más que pensar en nuestro lugar feliz, o simplemente enfocarnos en aquello que nos da seguridad para liberarnos de los miedos absurdos que nos detienen.

Referencia:

‘Safety signals’ may help slow down anxiety. https://news.yale.edu/2019/12/09/safety-signals-may-help-slow-down-anxiety

Más en TekCrispy