Cuando se habla de dolor de cabeza, por lo general pensamos en adultos estresados y adictos al café, sin embargo, los niños también pueden ser afectados por ellos e incluso pueden sufrir de migraña.

La migraña afecta a aproximadamente el 8 por ciento de los niños y adolescentes, de los cuales cerca de la mitad continúa experimentándola hasta la edad adulta. Esto, como es de esperar, supone una carga social y financiera considerable, e incluso puede causarles cierta discapacidad.

Pero no todo está perdido en estos casos: el diagnóstico y tratamiento temprano de la afección puede disminuir la carga. Esto implica un tratamiento farmacológico preventivo cuando la frecuencia de los dolores de cabeza es de cuatro ataques por mes, o cuando la calidad de vida esté tan reducida que incluso limite la asistencia a la escuela y otras actividades diarias.

La aspirina proporciona una opción clínica asequible para tratar las migrañas

De hecho, los estudios sugieren que los tratamientos preventivos pueden disminuir la carga de la enfermedad, aunque pocos de los medicamentos se han estudiado en poblaciones pediátricas. Ante ello, un equipo de investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, Irán, han investigado el efecto de dos fármacos, la cinnarizina y el valproato de sodio, encontrando una elevada eficacia en su objetivo.

Sobre la cinarizina y el valproato de sodio

La cinarizina es un antihistamínico recetado frecuentemente para tratar problemas relacionados con el oído interno (incluyendo la enfermedad de Ménières) y el cerebro, mareos y enfermedades asociadas con la cinetosis.

Por su parte, el valproato de sodio es un medicamento que se utiliza para tratar la epilepsia, y el trastorno bipolar, y convenientemente, para prevenir las migrañas. También ha sido utilizado para dolor neuropático y la profilaxis de la migraña.

Comparando los medicamentos con un placebo

Los investigadores Man Amanat y Mahmoud Reza Ashrafi reunieron a 158 niños y adolescentes para evaluar la eficacia de la administración preventiva de la cinnarizina y del valproato de sodio en comparación con un placebo. 49 niños recibieron la primera, 51 el sgundo y 49 probaron el placebo.

Los investigadores notaron que la frecuencia y la intensidad de los ataques de migraña se redujo significativamente luego de la administración de los medicamentos en comparación con la frecuencia inicial, aunque esta disminución fue estadísticamente superior para la cinnarizina y valproato de sodio en comparación con el grupo que recibió el placebo.

“El setenta y uno por ciento de las personas en el grupo de cinarizina, el 66 por cinto de los casos en el grupo de valproato de sodio y el 42 por ciento de las personas en el grupo de placebo informaron una reducción de más del 50 por ciento en los episodios al final del ensayo”.

Y en efecto, los medicamentos fueron efectivos para reducir el número de ataques de migraña y su intensidad en más del 50 por ciento en comparación con el grupo placebo, lo cual sugiere que pueden ser empleados como tratamiento preventivo de la afección para niños y adolescentes.

“La cinnarizina y el valproato de sodio pueden ser útiles para el tratamiento preventivo de la migraña en niños y adolescentes. Ambos medicamentos son seguros y bien tolerados en términos de eventos adversos, pero la cinnarizina podría considerarse una nueva opción preventiva para la migraña pediátrica”.

Los hallazgos, publicados en la revista Cephalalgia prometen un tratamiento preventivo eficaz pero, sobre todo, la posibilidad de una mejora de la calidad de vida en los jóvenes pacientes afectados.

Referencia:

Cinnarizine and sodium valproate as the preventive agents of pediatric migraine: A randomized double-blind placebo-controlled trial. https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0333102419888485

Más en TekCrispy