El asbesto, también conocido como amianto, es el nombre de un grupo de minerales resistentes, flexibles y resistentes a las altas temperaturas que son ampliamente utilizada para la fabricación de materiales de construcción.

Pese a su versatilidad, el asbesto ha sido relacionado directamente con el cáncer y elevadas tasas de mortalidad desde hace más de un siglo, por lo que poco a poco fue prohibido en países desarrollados. De hecho, su uso fue totalmente prohibido en la Unión Europea desde 2005, sin embargo, sigue siendo utilizado en algunos países subdesarrollados.

Este también puede causar enfermedad pulmonar, sin embargo, las personas que son diagnosticadas con la forma más común de esta afección no necesariamente son también más propensas a desarrollar cáncer de pulmón más adelante en la vida. Así lo ha confirmado un equipo de especialistas de la Universidad de Curtin en una nueva investigación publicada en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

La placa pleural no indica cáncer de pulmón

El profesor Fraser Brims, de la Escuela de Medicina de Curtin y Sir Charles Gairdner Hospital en Perth, explica que hasta ahora la presencia de placa pleural ha sido relacionada con el asbesto y con el riesgo de cáncer de pulmón, sin embargo, no se ha concretado mucho en torno a ello.

La placa pleural debería actuar como un biomarcador para el riesgo de cáncer de pulmón, según el investigador, por lo que su consideración podría ser un criterio fiable para la detección temprana de cáncer de pulmón.

Para comprobar ello, él y sus colegas procedieron a examinar dos grandes poblaciones expuestas al asbesto con diferentes tipos e intensidad en la exposición al material. El estudio incluyó a más de 4,200 australianos que habían estado expuestos al asbestos por diferentes razones. Sin embargo, los resultados no indican que la presencia de placas pleurales aumentara el riesgo de cáncer de pulmón.

Los investigadores descubrieron que era el nivel de exposición al asbesto y al tabaco, y no la presencia de placa pleural como tal, lo que aumentaba el riesgo de cáncer de pulmón en la población estudiada. Dicho eso, descartan las placas pleeurales como marcadores para evaluar el riesgo de cáncer de pulmón.

Fumar en exceso causa envejecimiento facial prematuro

“Descubrimos que era el nivel de exposición al asbesto y al tabaco, y no la placa, lo que aumenta el riesgo de cáncer de pulmón. Nuestros hallazgos demuestran que las placas pleurales no deben usarse como un marcador independiente para evaluar el riesgo de cáncer de pulmón, ya que no todas las personas expuestas al asbesto desarrollan placas pleurales”.

Importancia a nivel oncológico

Brims destaca que tanto la historia la exposición al asbesto como la de exposición al tabaco son factores extremadamente importantes en los individuos para la evaluación del riesgo de cáncer de pulmón, más no la placa pleural.

Hasta ahora los pacientes podían haber estado preocupados por el diagnóstico, pero esta investigación permitirá a los médicos asegurar a los pacientes y a sus familias que las placas pleurales no son un factor de riesgo para el cáncer de pulmón, aunque sí son resultado de la exposición al material.

“Los pacientes a quienes se les ha dicho que tienen placa pleural relacionada con el asbesto pueden estar preocupados por el diagnóstico y lo que significa para su salud futura. Esta investigación permitirá a los médicos asegurar a los pacientes y sus familias que las placas pleurales son solo una cicatriz del asbesto y no una señal, o un factor de riesgo, para enfermedades más graves como el cáncer de pulmón”.

Dada la importancia de la detección temprana de este tipo de enfermedades, es absolutamente necesario identificar los factores de riesgo asociados. Sin embargo, aquellos pacientes con placa pleural pueden estar más tranquilos con esta noticia.

Referencia:

Pleural Plaques and the Risk of Lung Cancer in Asbestos-exposed Subjects. https://www.atsjournals.org/doi/10.1164/rccm.201901-0096OC

Más en TekCrispy