A pesar de que ya varios estudios han revelado los efectos negativos asociados al consumo de marihuana, una droga supuestamente inofensiva, esta planta sigue haciéndose cada vez más popular entre las personas.

De hecho, una investigación publicada recientemente en la revista Addiction revela que la prevalencia del consumo de cannabis solo en los Estados Unidos se incrementó considerablemente entre 2005 y 2017, tanto en personas con depresión con en aquellos que no la padecen. Sin embargo, resaltan que el aumento fue del doble entre los individuos con depresión en 2017.

Grupos más vulnerables al consumo de cannabis

Una encuesta aplicada a un total de 728,691 personas con edades de 12 años en adelante entre 2005 y 2017 mostró que la prevalencia del consumo de cannabis en los últimos 30 días en las personas que no percibían ningún riesgo relacionado con el consumo regular de cannabis fue de 38.6 por ciento en comparación con aquellas que sí consideraban que este conlleva un riesgo significativo, que de 1.6 por ciento.

Pero analizando los resultados, los investigadores observaron que ciertos grupos parecían más vulnerables a su consumo, como aquellos que se sentían deprimidos. De hecho, casi un tercio de los adultos jóvenes con depresión encuestados, con edades comprendidas entre 28 y 25 años, informaron haber consumido la droga más de 30 días. Estos representaron el 29.7 por ciento de la población evaluada.

Pero solo en 2017, se observó que la prevalencia del consumo de cannabis en el último mes del 18.9 por ciento en personas con depresión y apenas del 8.7 por ciento entre aquellas sin depresión. La relación es digna de atención, pues también se observó que el consumo diario de la droga era común en el 7.6 por ciento de las personas con depresión, mientras que solo de 2.9 por ciento en las que no.

Estos resultados fueron confirmados por Renee Goodwin, de la Universidad de Columbia y la Universidad de la Ciudad de Nueva York, autora del estudio, quien agregó que la percepción del riesgo inherente al consumo de cannabis disminuyó rápidamente en las personas deprimidas.

“La percepción del gran riesgo asociado con el consumo regular de cannabis fue significativamente menor entre las personas con depresión en 2017, en comparación con las personas sin depresión, y de 2005 a 2017 la percepción de riesgo disminuyó más rápidamente entre las personas con depresión. Al mismo tiempo, la tasa del aumento en el consumo de cannabis ha aumentado más rápidamente entre las personas con depresión”.

Bien sabemos que en medio de un cuadro depresivo es fácil caer en conductas dañinas, como no alimentarse, o ingerir alimentos ante cada bajón emocional. Esta vulnerabilidad de las personas deprimidas hacia el cannabis y su rápido cambio de percepción de riesgo en torno a ella puede ilustrar una situación similar.

Referencia:

Rapid increase in the prevalence of cannabis use among persons with depression in the U.S., 2005‐2017: the role of differentially changing risk perceptions. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/add.14883