Un equipo de científicos dirigido por investigadores de la Universidad de Tohoku en Japón, descubrió un pequeño y joven volcán en las profundidades del océano en la parte más antigua de la placa del Pacífico. Se estima que el volcán, que tiene aproximadamente 450 metros de altura, entró en erupción por última vez hace menos de tres millones de años.

Este tipo de formación geológica conocidas como volcanes “petit-spot” (puntos pequeños), son un descubrimiento relativamente nuevo: el primero fue encontrado en el año 2006 por un equipo de investigadores japoneses.

Topografía subacuática

Este tipo de volcanes se distribuyen de manera ubicua en el océano, pero detectar su presencia en el entorno submarino en difícil porque son demasiado pequeños, solo de unos pocos a 10 kilómetros de diámetro.

El hallazgo fue realizado en una zona contigua de la Fosa de las Marianas, cerca de la Isla Marcus, el punto más oriental de Japón.

Estos pequeños volcanes se forman a lo largo de la base de las placas tectónicas como resultado de fisuras que se abren por las presiones que provoca el hundimiento de las placas en el manto terrestre.

El volcán en cuestión fue encontrado en una zona contigua de la Fosa de las Marianas, cerca de la Isla Marcus, el punto más oriental de Japón. Anteriormente, se pensaba que esta área solo contenía islas y montañas submarinas que se formaron hace más de 70 millones de años.

El equipo identificó el volcán después de que los datos de topografía subacuática recopilados por la Guardia Costera de Japón sugirieron que algo inusual estaba sentado en el fondo marino. A fin de esclarecer de qué se trababa, el equipo envió un sumergible tripulado al fondo marino para recolectar muestras de rocas a más de 5.000 metros de profundidad.

Una visión interesante

La expedición submarina encontró que el volcán mide unos 450 metros de alto, con crestas que se extienden alrededor de 4 kilómetros hacia el noreste y 5 kilómetros al sur. El volcán es parte de un grupo que se extiende entre 40 y 100 kilómetros de ancho.

Se estima que el volcán, que tiene aproximadamente 450 metros de altura, entró en erupción por última vez hace menos de tres millones de años.

De acuerdo al equipo de investigación, los volcanes de puntos pequeños proporcionan una visión interesante de la parte más alta del manto de la Tierra: la astenosfera.

Esta capa tiene aproximadamente 175 kilómetros de espesor, es flexible y se cree que impulsa el movimiento de las placas tectónicas. Al observar estos volcanes, los científicos pueden comprender mejor los procesos que impulsan el proceso de fusión y el movimiento de las placas.

El punto más profundo de la Tierra se encuentra escondido en la Antártida

Por ahora, los investigadores no tienen claro cuál será el destino del volcán, aunque es probable que nunca vuelva a entrar en erupción.

En todo caso, puntualizan los autores, el descubrimiento de este nuevo volcán brinda una emocionante oportunidad para explorar más esta área y, con suerte, ayudar a identificar más volcanes petit-spot, lo que podría revelar más sobre la verdadera naturaleza de la astenosfera.

Referencia: Petit-spot volcanoes on the oldest portion of the Pacific plate. Deep Sea Research Part I, 2019. https://doi.org/10.1016/j.dsr.2019.103142

Más en TekCrispy