La metformina es el nombre comercial de un medicamento antidiabético cuya función es controlar la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre. Pero además de ello, los modelos preclínicos indican que la metformina es beneficiosa en el envejecimiento y también en una variedad de enfermedades que incluye trastornos cognitivos, cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Pero a pesar de ello, los investigadores se han preguntado la forma en que este fármaco logra este campo de acción tan amplio. “Los estudios realizados en las últimas dos décadas han demostrado que la metformina hace más que reducir la glucosa, pero no hemos entendido por qué”, dijo Gregory Steinberg, autor principal y profesor de medicina en McMaster.

Es por ello que un equipo de investigadores de la Universidad de McMaster decidió hacer un estudio profundo sobre los mecanismos bajo los que actúa, encontrando que este induce la la expresión y secreción de una proteína llamada factor diferenciador de crecimiento 15, o GDF15.

¿Cómo estudiar la microbiota intestinal ayudará a tratar la diabetes?

La metformina y la proteína GDF15 

Para este estudio, el equipo partió de la idea de que la metformina puede comunicarse con otros tejidos del cuerpo al causar la secreción de una proteína del hígado. Entonces tomaron ratones modificados genéticamente a los que les eliminaron el gen que produce GDF15, una proteína que se encarga de suprimir el apetito, y luego los trataron con metformina.

Observaron que los ratones sin la proteína GDF15 no comieron menos ni perdieron peso aún cuando se les administró metformina. Fue entonces cuando detectaron una conexión entre la metformina y la pérdida de peso representada por GDF15.

“Entramos en este estudio con la idea de que la metformina podría comunicarse con otros tejidos del cuerpo al causar la secreción de una proteína del hígado. Nos sorprendió totalmente cuando descubrimos que la metformina causó la secreción de GDF15, una proteína que es conocido por suprimir el apetito”.

Los resultados publicados en la revista Nature Metabolism son sumamente prometedores. Bien sabemos que la obesidad y la diabetes son problemas de salud muy arraigados a nivel mundial.

Pero además, la posibilidad de que GDF15 juegue este papel clave en los múltiples efectos beneficiosos del tratamiento con metformina sobre el envejecimiento o enfermedades como el cáncer abre puertas a nuevos tratamientos. Actualmente hay más de 1,500 ensayos clínicos registrados para evaluar sus efectos en dicha tarea.

Referencia:

Metformin-induced increases in GDF15 are important for suppressing appetite and promoting weight loss. https://nature.com/articles/s42255-019-0146-4

Más en TekCrispy