La vida de Hilda Geiringer encarna tanto los éxitos como las frustraciones de las mujeres en el mundo académico a principios del siglo XX.

Geiringer es ampliamente reconocida como pionera de las matemáticas aplicadas, la elasticidad y la plasticidad de los materiales, la estadística y la probabilidad, entre otros campos de la ciencia. Fue la primera mujer en recibir un puesto académico en matemáticas en la Universidad de Berlín, y a pesar de sus distinguidas publicaciones, después de emigrar a los Estados Unidos, no pudo encontrar un trabajo a la altura de su perfil.

Incluso en el ámbito médico, las mujeres tienen ingresos menores a los hombres

Adelantada a su tiempo

La segunda de cuatro hijos y única hija, Hilda Geiringer, nació en Viena el 28 de septiembre de 1893, en el seno de una familia judía de clase media, lo que más tarde tendría un efecto significativo en su vida. Su madre, Martha Wertheimer Geiringer, era de Viena; su padre, Ludwig Geiringer, era un fabricante textil de Eslovaquia.

Dotada de una memoria prodigiosa, Hilda demostró una gran habilidad numérica, por lo que sus padres la apoyaron económicamente para que pudiera estudiar matemáticas y física en la Universidad de Viena de 1913 a 1917, dónde escribió una tesis doctoral innovadora sobre series de doble trigonometría (Series de Fourier).

Aunque era una profesora dedicada y una investigadora prolífica, Geiringer encontró imposible obtener un puesto académico a la altura de su perfil.

En 1921, después de enseñar educación de adultos y de trabajar como editora de una revista de matemáticas, Geiringer recibió un puesto de investigador como asistente de Richard von Mises, director del Instituto de Matemáticas Aplicadas de Berlín.

Ese mismo año, Hilda se casó con otro matemático judío, Félix Pollaczek, y en 1922 dio a luz a una hija, Magda. Después de que la pareja se separó en 1925, Geiringer crió a su hija sola. El divorcio no se finalizó hasta 1932.

En 1927, Geiringer se convirtió en profesora de matemáticas aplicadas en la Universidad de Berlín, un rango alcanzado por muy pocas mujeres en la Alemania de entonces, y continuó realizando investigaciones sobre la probabilidad y la teoría matemática de la plasticidad.

El 30 de enero de 1933 Hitler llegó al poder y el 7 de abril de ese año la Ley de la Función Pública proporcionó los medios para retirar a los profesores judíos de las universidades y, por supuesto, a los de ascendencia judía de otras funciones. Todos los funcionarios que no eran de ascendencia aria (tener un abuelo de la religión judía convertía a alguien en no ario) debían ser retirados.

Bajo esta ley, Geiringer perdió el derecho a enseñar en la universidad en diciembre de 1933, y aunque se planteó su nombramiento como profesora extraordinaria, la propuesta quedó en suspenso como resultado de la legislación nazi antijudía.

Tiempos difíciles

Hilda dejó Alemania con su hija y, tras pasar un año como investigadora asociada en el Instituto de Mecánica de Bruselas, se convirtió en profesora de matemáticas en la Universidad de Estambul en 1934.

Junto Richard von Mises, quien se convirtió en su mentor, colaborador y, finalmente, en su segundo marido, permaneció en Turquía durante cinco años, dando conferencias primero en francés y luego en turco.

Por su condición de mujer y judía en Alemania cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, vivió mucha inestabilidad y prejuicios debido tanto a su género como a su origen étnico.

En 1939, a Geiringer se le ofreció un puesto temporal como profesora en el Bryn Mawr College, lo que le permitió inmigrar a los Estados Unidos con su hija.

Durante la Segunda Guerra Mundial, realizó investigaciones clasificadas para el Consejo de Investigación de la Defensa Nacional. En 1944, Hilda se casó con von Mises, que era profesor en Harvard, y fue nombrada profesora de matemáticas y jefa de departamento en Wheaton, una universidad femenina de Norton, Massachusetts, cargo que ocupó hasta su jubilación en 1959.

Hilda Geiringer se convirtió en ciudadana estadounidense en 1945 y ya no se identificó como judía sino como unitaria, un movimiento teológico cristiano.

Aunque era una profesora dedicada y una investigadora prolífica, como mujer ya en sus cincuenta años, Geiringer encontró imposible obtener un puesto académico en Boston, y por lo tanto no podía vivir con su esposo, excepto los fines de semana y las vacaciones.

Elizabeth Garrett Anderson: la mujer que desafió el sexismo en la medicina y en la política

Después de la muerte de von Mises en 1953, completó y editó sus trabajos inéditos sobre probabilidad y estadística mientras continuaba investigando en este campo.

En 1956, la Universidad de Berlín la nombró profesora emérita con sueldo completo. En 1959 se retiró formalmente del Wheaton College y al año siguiente la institución la honró otorgándole el Doctorado Honoris Causa en Ciencias.

Hilda Geiringer murió de neumonía el 22 de marzo de 1973, durante una visita a California. Los documentos y libros que escribió, su investigación, los estudiantes que enseñó y los programas de defensa en los que colaboró, han afectado enormemente la educación en matemáticas e ingeniería. Esto es parte de su legado.

Referencias:

Hilda Geiringer-von Mises, Charlier series, ideology, and the human side of the emancipation of applied mathematics at the university of Berlin during the 1920s. Historia Mathematica, 1993. https://doi.org/10.1006/hmat.1993.1031

Hilda Geiringer: A Pioneer of Applied Mathematics and a Woman Ahead of Her Time Was Saved from Fascism By Turkey. SSRN, 2007. https://doi.org/10.2139/ssrn.994590

Más en TekCrispy