El estado de Colorado, en Estados Unidos, ha aplicado medidas contundentes para proteger a las mujeres de bajos ingresos durante su embarazo por medio de un programa de incentivos basados en el abandono del tabaquismo.

Baby & Me Tobacco Free (BMTF) es una intervención que incluye asesoramiento basado en entrevistas motivacionales durante todo el desarrollo del embarazo y el posparto, retroalimentación de biomonitoreo a través de pruebas de aliento de monóxido de carbono e incluso incentivos financieros en forma de cupones de pañales.

Los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Colorado decidieron evaluar el impacto de dicho programa y encontraron una reducción significativa en la morbilidad infantil. Los hallazgos se publican en la revista Public Health Nursing.

El tabaquismo es más común en mujeres de bajos ingresos

Las mujeres jóvenes que crecieron en hogares de bajos ingresos son más propensas al tabaquismo.

“Las mujeres jóvenes, especialmente cuando se crían en hogares de bajos ingresos, son un objetivo vulnerable para el consumo de tabaco”, dijo Tessa Crume, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de Colorado e investigadora principal del estudio.

De hecho, según los datos del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos del Embarazo de Colorado para el período 2012-2014, fumar en el tercer trimestre del embarazo es un hábito de tres a cuatro veces más frecuente en mujeres que viven en la pobreza en comparación con las mujeres con mayores ingresos. Y esto, como han corroborado estudios previos, es un factor de riesgo en la morbilidad y mortalidad infantil.

Reducción del parto prematuro y de ingresos a UCIN

shallow focus photography of baby wearing white diaper lying
Se observó una reducción del riesgo de parto prematuro y de ingreso a cuidados intensivos entre las participantes de BMTF.

Los investigadores compararon los datos de las participantes del programa BMTF con dos poblaciones de referencia a nivel estatal: una población de certificado de nacimiento que incluye más de 16,000 mujeres, y una población de referencia del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgo de Embarazo (PRAMS) que refleja la respuesta de más de 16,000 mujeres.

Observaron una reducción del parto prematuro de 24 por ciento a 28 por ciento en las participantes de BMTF, así como una reducción de 24 a 55 por ciento en el riesgo de ingresos a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

Ahorro en atención médica

Además, se observó un ahorro significativo de costos derivado de los beneficios ya mencionados. En comparación con la población de certificados de nacimiento, el ahorro de costos por participante en BMTF fue de US$ 6,040.

El ahorro total de costos anuales para Colorado asociado con la intervención BMTF fue de $ 4,144,118 en comparación con la población de certificado de nacimiento y de $ 1,497,299 en comparación con las poblaciones de referencia PRAMS.

Ante estos resultados,  Lisa Fenton Free, directora, Baby & Me Tobacco Free Program, Rocky Mountain Health Foundation, declara:

“Baby & Me Tobacco Free Program continúa demostrando año tras año su capacidad para mejorar la vida de las madres, los bebés e incluso los miembros de la familia. Para prevenir partos prematuros, bajo peso al nacer y mejorar su salud en general es impactante de inmediato y para los próximos años”.

Por supuesto, el problema del tabaquismo prenatal no desaparecerá por completo. Recordemos que estos productos están especialmente dirigidos a la población joven, y por lo general la adicción a la nicotina se desarrollan antes de un embarazo.

Pero sin lugar a dudas, como indica Crume, este tipo de intervención son necesarias porque mejoran la salud tanto de las madres como de sus hijos, ayudan a evitar la propagación familiar del consumo de tabaco y además ahorra cantidades importantes de dinero en atención médica.

Referencia:

Impact of an incentive‐based prenatal smoking cessation program for low‐income women in Colorado. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/phn.12682